4 señales que revelan cuándo los perros sueñan con sus dueños

¿Cómo saber si los perros sueñan con sus dueños? La respuesta abarca mucho más de lo que se pueda imaginar. Los especialistas en el tema aseguran que los peludos tienen sueños –buenos y malos– al igual que las personas. Lo curioso es que los peludos también pueden soñar con sus dueños según los reportes e investigaciones que han liderado los científicos.

La doctora Penny Patterson, especialista en la materia, alegó que los perros –como el resto de los mamíferos– pueden soñar con personas, cosas o situaciones que los hayan impactado o con las que convivan. Así que la primera señal de que un perro está soñando con su dueño es que se mueva, se rasque, emita sonidos o agite las patas mientras duerme.

Por otro lado, la experta en conducta animal explicó que perros pasan por varias fases en sus sueños, y una vez que lleguen a la etapa más profunda es cuando empiezan a soñar. Además, expresó que los ratones también experimentan estas sensaciones en los sueños pero sus procesos son mucho más cortos pero tienen otras etapas similares a los de los caninos.

Los perros pueden soñar con los paseos que realizan en la tarde, los juegos que mantienen con las personas, el contacto que han tenido con otros animales y, claro, pueden soñar son sus propietarios por la estrecha relación emocional que mantienen día tras día. A la par, pueden soñar con situaciones más complejas y estresantes como cuando son regañados o recuerdan una experiencia de dolor.

Cuando los perros se sienten ansiosos, temerosos o angustiados, por lo general tienen pesadillas, así se reseñó en una nota en el diario El Intransigente. La doctora aclaró que no siempre los peludos se mueven cuando están soñando. Incluso, cuando se mueven tienen un lapsus espontáneo o un trastorno del sueño por el que atraviesan los seres humanos.

Patterson detalló que el amor, la cercanía y la empatía con sus propietarios juegan un papel importante en el vínculo que se construye. Por este motivo es que los perros sueñan con sus dueños, porque nace de un lazo sincero. Si bien es cierto, que los animales no hablan, son los científicos quienes se encargan de estudiar su comportamiento para identificar sus rasgos y características.

Expertos como Stanley Cohen, aseguran que los caninos pueden soñar y que sus ondas cerebrales se comportan muy similar a las de los humanos cuando tienen sueños y que además tienen pesadillas. En los casos más extremos de pesadillas los médicos veterinarios pueden recetarle a las mascotas medicamentos para que tengan un mejor descanso.