5 tendencias alimentarias que llegaron demasiado lejos

2019 fue un año para recordar. Disfrutamos de una guerra de sandwiches de pollo ​​y descubrimos que el chino vende vino en una lata. Pero no todo fue color de rosa: todos seguimos cometiendo errores atroces en el mundo de la alimentación. Quizás otro año y un poco más de perspectiva cambiarán la situación a medida que envejecemos en los locos años 20. Pero esto llegó muy lejos:

1. Sin gluten cuando no necesitás comer sin gluten

A menos que seas celíaco de verdad, no tiene sentido comer sin gluten. Sobre todo porque suelen tener más azúcar o levadura rápida, que hacen mal. El gluten no es malo para todos y es una sustancia maravillosa que le da al pan esa masticación singular que encontramos tan adictiva.

2. Costosa tostada de palta

Es un pan. Es una palta. No puede valer una fortuna. Claro que es rica. Pero por eso mismo te proponemos que la hagas en tu casa, con tan solo comprar un pan y untarle vos mismo la palta. No tiene sentido lo que piden en los brunchs por ella. Realmente no lo vale.

3. Todo unicornio

En lugar de hacer algo rico, le pusimos muchos colores y no medimos la cantidad de azúcar que se necesitaba para crear esos arcoiris. Es muy malo para la salud y salvo que tengas 5 años, no deberías comerlo. De hecho, si tenés 5 tampoco es saludable.

4. Jugos caros

Estamos hablando de esos jugos de jengibre, cúrcuma y gusto a manzana, por ejemplo, que proliferaron por la ciudad. La cuestión es que los jugos son una ciencia. Y mal hecho, puede robarle una nutrición adecuada. Así que no te fíes que por ser jugo es sano. No siempre lo es.

5. Alimentos creados para las refes

Seamos honestos, algunos de los alimentos están diseñados para Instagram en lugar de para la panza. Estos platos se crean teniendo en cuenta las redes sociales con la esperanza de que las fotos se vuelvan virales, pero con la estética como la principal prioridad. Pierden su enfoque culinario y, a su vez, el producto final no es muy especial.