6 cuidados a tener en cuenta con los perros en Navidad

Christmas wreath on neck dachshund puppy

Fin de año es sinónimo de reuniones y festejos, amor y diversión, que generalmente involucran comida, decoración, ruidos y otros factores que pueden alterar la salud de tu perro. Cambios de clima, abuso de alimento o dejarlos solos por tiempos prolongados, pueden ser algunos de los riesgos que sufran en Navidad y Año Nuevo.

Por eso, Thaís Matos, la veterinaria de DogHero, la comunidad que conecta a los dueños de mascotas con anfitriones que hospedan los perros en su casa más grande de América Latina, brinda una guía para tener en cuenta algunos consejos y prepararse para la temporada de fiestas. De esta forma los papás de perritos podrán garantizar unas vacaciones libres de miedo para sus mascotas.

Guía para cuidar a tu perro o mascota

1- Cuidado con los adornos: luces, cables, esferas coloridas, guirnaldas con múltiples formas y texturas son muy llamativos para las mascotas, pero representan un riesgo si son mordidos, lamidos o si se comen. Es recomendable asegurar al piso o paredes los cables y extensiones con cinta adhesiva o, si es posible, sacarlos de la vista de tu mascota.

2- Cuidado con la pirotecnia: el uso de fuegos artificiales en esta fecha es común. En los perros puede provocar estrés y ansiedad por el ruido fuerte y los colores cambiantes. El pánico que esto genera puede desencadenar síntomas como taquicardia o ansiedad que ponen en riesgo su salud.

3- Cuidado con lo que come y bebe: Durante la cena de Navidad y Año Nuevo tenés que cuidar que tu perro no consuma alimentos o bebidas con alto contenido de azúcares, fósforo y grasas que les pueden causar diarrea, vómito, daños dentales y nerviosos. Algunos ejemplos comunes de esta temporada son frutos secos, pan dulce y uvas.

4- Cuidado con dejarlos solos: en estas fechas es común salir de viaje o realizar visitas extensas a familiares. Si al salir de casa el perro no puede ir con uno, lo ideal es alojarlo en el hogar de un anfitrión que lo cuide y atienda sus necesidades mientras no están juntos, de esta manera se asegura su bienestar y se evitan accidentes relacionados con adornos, luces y objetos.

5- Cuidado con el calor: los perritos, al igual que las personas, pueden sufrir con las altas temperaturas e incluso pasarla mal. Los perros no transpiran como los seres humanos, pero controlan el cambio de calor del cuerpo y mantienen la temperatura ideal por medio de la respiración.

6- Cuidado con las rutas de escape: serán noches con mucho movimiento y ruidos. Ante las alteraciones a su rutina diaria, las posibilidades de que tu cachorro intente escapar son altas. Mantener las puertas siempre cerradas y pedir a quienes te acompañan que sean cuidadosos con eso.