A comer brócoli y coliflor: sus compuestos combaten tumores cancerígenos

Si no sos de comer verdura semanalmente, entonces habrá que reformular la alimentación en casa, sobretodo para preservar nuestra salud. Según nuevos estudios publicados en la prestigiosa revista Science, se demostró que el brócoli y otras verduras como el coliflor, tienen un compuesto que detiene el crecimiento de tumores en varios tipos de cáncer.

Según los investigadores, comer brócoli podría ser clave para evitar la propagación del cáncer en pacientes diagnosticados. Esto fue confirmado en animales de laboratorio propensos a esta enfermedad: “Encontramos un nuevo jugador importante que impulsa un camino crítico para el desarrollo del cáncer, una enzima que se puede inhibir con un compuesto natural que se encuentra en el brócoli y otras verduras crucíferas”, detalla el investigador Pier Paolo Pandolfi, a cargo del estudio.

El PTEN es uno de los genes supresores de tumores mutados, eliminados o regulados con más frecuencia en los tipos de cáncer que afectan a los humanos. Algunas de estas mutaciones pueden devenir en síndromes caracterizados por la susceptibilidad al cáncer y defectos del desarrollo. Sin embargo, la pérdida completa de este gen da lugar a un mecanismo irreversible y potente que detiene la proliferación de células cancerosas.

Según explican en la publicación científica y que reproduce el sitio SuMedico, “las células tumorales suelen mostrar niveles más bajos de PTEN, lo que abre la posibilidad de restaurar la actividad de este gen a niveles normales en el entorno del cáncer para poder detener el crecimiento de tumores.”

En tanto, luego de experimentos en ratones y células humanas propensas al cáncer, los científicos descubrieron que otro gen llamado WWP1 también desempeña un papel en el desarrollo del cáncer al tiempo que genera una enzima que impide la actividad supresora de tumores del PTEN. Dicho esto, la pregunta es cómo influye acá la cuestión del brócoli.

Los científicos reconocieron una molécula pequeña en el brócoli que podría ser la clave para atentar contra los efectos causantes del cáncer. ¿Por qué? Porque debilita a los genes WWP1, dando lugar a que las PTEN frenen el crecimiento de tumores. Vale aclarar que si bien esta verdura ostenta varios beneficios, no cura el cáncer.

Si bien un humano debería comer 3 kilos de brócoli por día para beneficiarse de un efecto más potente, los investigadores creen que ahora se podrá trabajar en el desarrollo de tratamientos basados en los compuestos del brócoli con el objetivo de detener el crecimiento de los tumores cancerígenos.