Andrea Frigerio, una mujer que sabe equilibrar cuerpo y mente, revela su truco para mantener el peso

Acaba de editar el libro «Belleza emocional». Fanática de Queen y de los viajes, cuenta que su mayor objetivo es vivir con alegría.

Cuando en una charla se habla de las mujeres más hermosas de la Argentina su nombre surge siempre. Es que Andrea Frigerio es una de esas personas de una belleza exterior deslumbrante. Pero, además, cuando el desafío es pensar en personas con una belleza interior que se manifieste a simple vista también aparece Andrea.

Comenzó como modelo en pero de ahí saltó a la tele, al teatro y al cine como una actriz por demás consolidada. Es alguien que transmite calidez y calma, a través de esa voz tan suave suave como sensual. También a través de sus ojos, de un color tan sutil como certeros en lo que transmiten de su interior . Y, sin dudas, por lo que dice, tan profundo como sencillo.

Una película: Ser digno de ser  (de Radu Mihăileanu)

Una serie: Peaky Blinders

Un programa de TV: los de entrevistas

Una radio: Mitre

Un diario: La Nación y leo en papel

Un libro: 21 lecciones para el Siglo XXI, de Yuval Noah Harari

Una red Social: Instagram

Una frase: «Dos en un colchón son de la misma opinión»

Una buena noticia: que venga un bebé, mis nietos fueron las mejores noticias de mi vida

Un idioma: francés

Un insulto: HDP

Un chisme: me gustan los de amor, cuando empieza un amor Predicción: la pego bastante con las cuestiones de trabajo, si le va bien o si le va mal, ya sea en el cine o en el teatro

Una canción: «Love of my life», de Queen

Una comida: me gusta comer de todo, menos procesados, elaborados y que tengan azúcar. Los que tengan harina prefiero pasarlos porque soy bastante alérgica al gluten. Me gusta mucho lo fresco y el pescado

Una bebida: agua (natural o tibia)

Un lugar en el mundo: mi cama, me encanta y si está mi marido mejor todavía

Un viaje pendiente: muchísimos! Me encanta viajar, conozco bastante el mundo pero hay muchos lugares que me faltan, por ejemplo, Japón

Un gustito: tener un día libre para mí es un gustito, ya que tengo días profesionales muy activos (sea en el cine, el teatro, con las fragancias de Roses are Roses) y también con cosas personales. Otro gustito es ir a buscar a mis nietos al colegio-