Aníbal Moreno: “Queremos ganar la Copa del Mundo”

En la jornada de hoy, la Selección Argentina Sub-20 disputará un partido clave en el Mundial de Polonia de la categoría. Por un lugar en los cuartos de final del certamen, el elenco que dirige tácticamente Fernando Batista chocará contra Mali a partir de las 15:30. En la antesala al duelo, Aníbal Moreno, volante del combinado nacional, dialogó con Infobae y se refirió a su buen presente en la disciplina.

En primer lugar, el futbolista de Newell’s Old Boys palpitó el compromiso contra el conjunto africano. “Estuvimos viendo el resumen de Mali con los chicos. Tienen jugadores muy interesantes y vamos a tener que estar atentos y jugar un gran partido para pasar. Todos queremos ganar la Copa. Tomamos mates con los chicos y decimos: ‘¡Qué locura sería ser campeón del mundo representando a la Selección!’. Confío en los compañeros, que vamos a sacar esto adelante”, comentó.

En cuanto a su actualidad, el mediocampista manifestó: “Es un sueño hecho realidad todo lo que estoy viviendo, pero es mucho sacrificio. Cuando me seleccionaron en Newell’s estaba muy feliz. Fue un golpe muy duro dejar Catamarca siendo tan joven. De chico era muy amiguero, tenía muchos amigos. Vivía todo el día en la calle. Fue lo segundo que más me costó, porque primero está la familia. Me gustaba mucho callejear, me gustaba callejear mucho con mis amigos. Pero luego te acostumbrás y lo superás”.

Asimismo, Aníbal reconoció que pensó en abandonar su sueño. “Un montón de veces tuve ganas de dejar todo y volver a mi casa. Ahí llamaba a mi hermana o a mi mamá y les decía que me quería volver, pero ellos me daban consejos para que me quedara. Lo peor fue cuando falleció un amigo hace un par de años y me quería volver sí o sí. La familia de él me dijo que me quedara en Newell’s porque iba a ser peor si volvía. Fue un golpe muy duro, pero pude salir adelante y ahora hay que recordarlo”, afirmó.

Por otro lado, el jugador de 20 años dio detalles del calvario que padeció antes de conocer a Lionel Messi, ya que estuvo seis meses con pubalgia. “Estaba muy mal. Cuando estas así, te cuesta mucho volver. Pero tuve la suerte de recuperarme y jugar un par de partidos. Ahí me vieron de la Selección de nuevo y me citaron para ser sparring. Me acuerdo que lloré un montón. Vivía con un compañero y los dos lloramos un montón. Nos pusimos muy felices y fue una experiencia inolvidable”, sumó el protagonista, quien suena para reforzar a River Plate.

Consultado acerca de su encuentro con el delantero del Fútbol Club BarcelonaMoreno recordó: “Cuando lo vi por primera vez, me temblaban las piernas, cuando lo vi bajar a él y al resto de los jugadores, no lo podía creer. Fue algo increíble, no se compara con nada”.

Por último, el volante de la Lepra resaltó su buen momento, aunque todavía no lo puede creer. “Uno no se da cuenta lo que estamos viviendo. Lo hablamos con los chicos y no nos damos cuenta de que estamos representando a nuestro país en un Mundial. A veces tus amigos y familia te dicen que estás jugando un Mundial y te abren la mente, pero si no te lo dicen capaz nunca caés”, sentenció.