Autismo: la detección temprana es clave para empezar los tratamientos

Hoy es el Día Mundial de la Concientización sobre el Autismo. Acciones para mejorar la calidad de vida.

Cuanto antes se comienza con los tratamientos, aumenta la perspectiva de mejorar la calidad de vida de los chicos. Para ello es clave el primer paso: que se detecte. Hoy es el Día Mundial de la Concientización sobre el Autismo y es buen momento para conocer sus distintas características y mejorar su abordaje socioemocional.

«Cuando Iván estaba por cumplir cuatro años, recibió el diagnóstico de Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado (TGD NE), que es una de las categorías del autismo».

Antes que el nene cumpla los tres años ya había consultado al pediatra «porque exhibía poco lenguaje». No sabía que era una de las características habituales de esta problemática. Sin embargo, la respuesta del médico siempre fue que los varones «demoran en empezar a hablar».

«Considerando que cada persona con Trastorno del Espectro Autista (TEA)es única, diferente y compleja, existen diversos modelos sobre lo que significa el diagnóstico», señala a TN.com.ar el doctor Nicolás Loyacono (M.N. 133.199), médico integrante del Modelo Científico Transdisciplinario TEA-Enfoque Integrador. Entre los criterios para llegar al diagnóstico destaca estos tres:

• Modelo genético: Los síntomas del TEA son resultado de una encefalopatía estática, de origen genético y/o prenatal, congénita e implican un diagnóstico de por vida.

• Modelo de la neurodiversidad: Es el nombre dado a lo que se ve como emergente de una condición de la persona, otra forma de estar en el mundo, otra manera de pensar y sentir, un cerebro diferente.

• Modelo social de la discapacidad: Tiene una mirada compasiva al generar la inclusión de las personas con diagnóstico de TEA, a partir de la consideración apropiada de las dificultades.

Loyacono aporta una cuarta mirada y es que el autismo no es una expresión de genes ni una condición, ni una forma de ser: «Contamos con pruebas contundentes de que existe un grado de inflamación cerebral en personas con este diagnóstico. Ese trastorno inflamatorio cerebral es lo que debe tratarse de inmediato«.

El autismo es un diagnóstico, no un pronóstico

Qué se hace y sobre todo, qué no se hace en relación a los modelos aplicados tienen igual importancia. La elección no es fácil.

«Muchas veces, sabemos que un cambio de comportamiento se hace más notorio cuando hay un problema clínico no descubierto. Por ejemplo, un chico se golpea la cara y así descubrimos que tenía una caries, derivamos al odontólogo y el chico deja de hacerlo. Hay muchísimas patologías clínicas que se descubren por problemas conductuales«, relata Loyacono sobre el Enfoque Integrador.