Autos tuneados: cuáles son los riesgos de plancharlos al piso y cambiar el escape, las llantas y las luces

La Federación Argentina de la Ingeniería Especializada fue tajante sobre las consecuencias del tuning.

En el marco de la Semana de la Seguridad Vehicular, una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) se metió en el debate caliente que protagonizó desde siempre las charlas fierreras: ¿es seguro tunear los autos?

A través de una serie de conceptos brindados por la Federación Argentina de la Ingeniería Especializada (FADIE), la ANSV comunicó cuáles son los riesgos de cambiar los neumáticos y las llantas, alterar la altura de los vehículos, modificar el sistema de escape y cambiar las luces.

Cambio de neumáticos y llantas

Efecto buscado. Mejorar el aspecto del vehículo.

Riesgos. Los neumáticos finos y altos afectan la distancia de frenado y la estabilidad del vehículo. Las ruedas anchas sobrecargan los ejes y la suspensión, y aumenta la posibilidad de aquaplaning en calzada resbaladiza. Además, las cubiertas de perfil bajo son más vulnerables a los daños laterales, pueden afectar el radio de giro y se pierde confort en el viaje.

Alteración de la altura del vehículo

Efecto buscado. Mayor precisión en el manejo.

Riesgos. Si se modifican los resortes de suspensión, se rompe el equilibrio de elasticidad y resistencia. Y los amortiguadores son exigidos al máximo, además de disminuir la capacidad de frenado.

Modificación del sistema de escape

Efecto buscado. Alteración del sonido.

Riesgos. Puede provocar contaminación ambiental por los componentes nocivos emanados en exceso y contaminación auditiva por el aumento de ruido que excede los valores permitidos.

Modificación de las luces

Efecto buscado. Estética.

Riesgos. Puede generar poca visibilidad, confusión y/o malas interpretaciones en los conductores de otros vehículos. Además, el sistema eléctrico puede colapsar por un excesivo consumo debido a la luminaria elegida.