Barrett fue ratificada por el Senado y juró como jueza de la Corte Suprema de EEUU

Donald Trump había designado a Barrett, una ferviente católica conservadora de 48 años, para suceder al ícono progresista y feminista Bader Ginsburg.