Cambios en el impuesto “al lujo”: cuáles son los 0 km que deberán pagarlo

El tributo es del 20% o 35%, pero el impacto real es mayor. Los exceptuados.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) actualizó la base imponible de los impuestos internos para los vehículos nuevos que se venden en Argentina, y de esta forma a partir de mañana deberán tributar aquellos que superen los $2 000 000 de precio a público.

Eso significa que una mayor cantidad de modelos ingresarán en el impuesto, que es conocido como “al lujo”, aunque cada vez afecte a más vehículos del segmento mediano como los Toyota Corolla o Volkswagen Golf.

Según la circular de la AFIP, pagarán un 20% de impuesto los 0 km que tengan un precio mayorista superior a $1 451 300, que significa aproximadamente $2 000 000 a público.

La segunda categoría tributa un 35%, e incluye a los vehículos que superan el precio mayorista de $2 679 323, que son aproximadamente $4 400 000 a público. Seguirán estando exceptuados de pagarlo los vehículos comerciales, categoría en la que ingresan las pick ups.

Así, por ejemplo, un auto mediano como el Toyota Corolla deberá pagar un 20% de impuesto en sus versiones más equipadas. Es el caso de la SEG CVT, que hoy tiene un precio de lista de $2 315 000.

Lo mismo le ocurre a otro mediano tradicional, el Volkswagen Golf, que en variante Highline tiene un precio a público de $2 834 000.

Desde las automotrices advierten que el impacto real del impuesto es incluso más que el nominal. Así, en la primera escala del 20% hay que estimar un impacto real del 25%, y en el caso del 35% de la segunda escala significa un incremento del precio de más del 50% para el cliente.

Frente a esto, algunas automotrices históricamente lo que hicieron fue incrementar el precio de sus modelos más baratos, como una forma de “compensar” lo que perdían en otros nichos.

Fuentes del sector opinaron que también se esperan más sobreprecios en los concesionarios, un fenómeno que ya ocurrió en otras ocasiones. Se da cuando las marcas dejan un precio de lista sin impuesto (y atractivo), pero cuando el cliente se acerca al concesionario le piden una cifra mayor.