China quiere ser el primer en tener la nueva televisión de más calidad del mundo

La tecnología no da respiro, porque Oriental Pearl Group, firma presente en Shanghai, ya anunció el lanzamiento de un laboratorio de imágenes 8K, construido en colaboración con el fabricante de proyectores Delta Group de Taiwán, lo que abre una nueva era para los televisores lo mismos que dejarán en el camino a los denominados 4K por los nuevos 8K, con una definición mucho más elevada.

Según cita ANSA, el laboratorio, ubicado en el Mercedes Benz Arena en Shanghai, tiene dos salas de proyección 8K de alta definición, equipadas con sistemas de reproducción digital de última generación y proyectores láser True 8K, proyecto que servirá como un estímulo para los productores de contenido para filmar películas de 8K y expandirse al mercado general.

Bruce Cheng, fundador de Delta Group, señaló que el tiempo y el desarrollo tecnológico hace que muy rápidamente se actualice un sistema, por eso hoy buscan expandir la versión 8K en los televisores de más alta definición que existen, porque “ya es imposible no comprar un nuevo televisor que no sea 4K ya que los formatos Full HD ya quedaron en el pasado”.

Técnicamente, la resolución 8K es un estándar de imagen novedosa y esencialmente definido por su resolución, es decir, multiplica por cuatro la resolución del estándar 4K UHD (3.840 por 2.160) y por dieciséis la de los televisores Full HD (1.920 por 1.080). Gracias al incremento de resolución, los televisores 8K permiten mostrar píxeles literalmente invisibles al ojo humano desde una distancia de visión óptima.

Es decir, que donde una serie o película podría verse ligeramente difuminada o artificial en una pantalla UHD o 4K, un televisor 8K la mostrará con una claridad impresionante. Es por ello que estos nuevos dispositivos serán de gran tamaño y no chicos ya que requieren una gran densidad de píxeles para conservar la calidad de imagen.

De esta manera, la primera ventaja de los televisores 8K es, obviamente, su elevadísima resolución ya que la claridad de imagen aportada por sus píxeles supera por lejos cualquier tecnología de consumo jamás lanzada hasta la fecha, lo que implica una definición extraordinaria y una mayor naturalidad sin el menor rastro de píxeles.

Pero hay más, porque los televisores diseñados en este formato incorporarán una serie de avances que no estarán disponibles en otros modelos. Por ejemplo, la presencia de un nuevo conector HDMI 2.1 que, aseguran, “será una auténtica revolución para los propietarios de una videoconsola moderna”. Incluso, el formato 8K permitirá el ajuste de los valores de luminosidad de una película no escena por escena, sino fotograma por fotograma.

Así, una puestas del sol y una noche estrellada se verán con una nitidez abrumadora e impactante, literalmente, y también gracias a su tamaño, no sabremos si estaremos viendo un televisor o por una ventana hacia un paisaje real. Ah, y como es de costumbre con la tecnología actual, los 8K serán muy delgados y livianos, pese a semejante innovación.