Científicos del CONICET hallaron restos de un cinodonte con características peculiares

Investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), junto con compañeros de Sudáfrica, encontraron restos de un cinodonte bautizado como Vetusodon elikhulu. Esta especie vivió hace más de 251 millones de años, durante el período Pérmico Tardío, en la cuenca sudafricana del Karoo. Tras hallar sus restos, los científicos Fernando Abdala y Leandro Gaetano de Argentina; y Roger Smith y Bruce Rubidge, de Sudáfrica, formalizaron su descubrimiento por medio de la publicación de un articulo en la revista Zoological Journal of the Linnean Society.

Como todo animal de esa especie, el Vetusodon elikhulu parecía tener “dientes de perro”, una característica en línea con el significado de su nombre. Según el idioma que se habla en la región en la que fueron encontrados sus restos, Vetus proviene del latín y significa “viejo” o “antiguo”. Por otro lado edentos alude a los “dientes” en griego” y elikhulu es “grande” en Zulu. De esta forma, la especie sería denominada “diente antiguo grande”, en relación a su tamaño y antigüedad.

Según relató Abdala, quien vive en África desde hace 14 años a raíz de sus estudios científicos, al realizar trabajos de campo se encontraron con restos óseos que no se correspondían con el formato del cráneo de las especies que ya habían conocido. Además, los descubrimientos estaban incompletos, por lo que no se podía estimar de qué se trataba. Recién para el 2017, el equipo de investigadores ya contaba con cuatro ejemplares similares.

“De uno se había preservado solamente el hocico; de otro, la parte de atrás. Los otros dos estaban completos: uno con la mandíbula entera, pero no nos permitía ver el paladar y, el último, sin la mandíbula, aunque con el paladar muy visible, ¡un paladar espectacular!”, explicó Gaetano. Si bien estos ejemplares tampoco estaban completos, si se los estudiaba en conjunto cada uno de ellos aportaba datos distintos, que iban desde información sobre los huesos que cubren el cerebro, el paladar y la mandíbula.

Los cinodontes fueron un grupo de animales primitivos que, con una postura cuadrúpeda, reflejaban un similitud con los mamíferos actuales. Según los hallazgos, vivieron en el período Pérmico en el gran desierto de Karoo, en el este de África y en Eurasia. “Una vez que los vertebrados salen del agua, muy tempranamente, se separan dos grandes grupos: uno va a resultar en los mamíferos actuales y el otro en las aves, los dinosaurios, cocodrilos, serpientes…”, señaló Gaetano al explicar su evolución.

Sin embargo, este nuevo espécimen encontrado tiene características que lo diferencian. En primer lugar, su tamaño, más grande en comparación con otras especies de cinodontes que vivieron en la misma época. Por otro lado, su dentadura es diferentes a la de las demás especies: por lo general, los primeros cinodontes poseían molares y los dientes se agrupaban en varias cúspides. En cambio, los de esta especie tienen dientes en forma de cono pequeño, más primitivos que sus compañeros.

Vetusodon tiene 251 millones de años, esto es el Pérmico, el período anterior al de los dinosaurios. Los primeros dinosaurios tienen unos 230 millones de años”, agregó Gaetano. Así, los investigadores aseguran que el haber vivido hasta el final de dicho período de la era Paleozoica le otorga al descubrimientos una singularidad especial, ya que esta especie vivió antes de la extinción masiva, conocida como la Gran Mortandad, del Pérmico – Triásico, en donde murió un 95% de la fauna acuática y un 70% de la terrestre.

“Este animal representa el único cinodonte que fue hallado en niveles muy cercanos previos a esta extinción descomunal. Hubo al menos otras cuatro especies de cinodontes dando vueltas en aquel entonces, pero a ninguna se la encontró tan próxima a la extinción”, completó la afirmación Fernando.