Como el bambú

Como dice el antiguo proverbio oriental, el sistema político-económico del país debe ser como el bambú: fuerte pero flexible. A su vez, el gigante asiático cuenta con una élite política fuertemente formada en un duro sistema de meritocracia y ascenso partidario no exento de idas y vueltas.