Cómo elegir el azúcar más saludable

En los tiempos actuales, controlar qué comemos es vital. Sobretodo, en momentos donde los alimentos ultraprocesados, en exceso, generan un daño al cuerpo humano muy evidente. Por eso, es clave saber qué y cómo comemos. Ante esto, el azúcar es un elemento esencial que debemos saber elegir y administrar. Para la OMS, es vital diferenciar entre los azúcares libres y los intrínsecos.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, vale recordar que la mejor opción es consumir productos con azúcar natural, no añadida. Pero si se lo quiere más dulce, la mejor opción es que sea uno quien añada más azúcar en lugar de comprar productos azucarados. Por ello, siempre es preferible evitar comprar productos con azúcares añadidos.

Ejemplo de azúcar añadida

Si alguien quiere comprar un yogur natural, básicamente puede optar por uno “natural” pero nunca los catalogados como “azucarados”. Por ello, es preferible esta opción y uno agregarle más azúcar, siempre a cargo de la persona y no que la industria lo agrega en grandes cantidades que luego es absorbido por el organismo.

De hecho, día a día nos encontramos con productos con azúcares, aún así en alimentos salados, como el pan, pan tostado o diversos platos precocinados. También, de elegir productos como miel, sacarosa, ágave, almíbar o caramelo hará que nuestro organismo reciba excesivas cantidades de azúcar.

Para los expertos, “todos los azúcares añadidos tienen el mismo efecto en la salud”. Puede que sea azúcar negra o rubia, pero la respuesta del cuerpo ante todos ellos es la misma. Vale aclarar que los azúcares intrínsecos no son negativos ya que al ser naturales y bien administrados en el cuerpo, forman parte de la alimentación clave para nuestro organismo.