Comprobado por la ciencia: las mascotas reducen el estrés y la ansiedad

No sólo son nuestros mejores amigos en el caso de los canes, pero la ciencia confirmó que tanto con los perros como con los gatos, de acariciarlos durante al menos 10 minutos, nos ayudan a reducir los niveles de estrés y ansiedad. Un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Washington(WSU, por su sigla en inglés), en Estados Unidos, realizaron una serie de pruebas en los alumnos de la entidad con resultados alentadores.

Tras los análisis, lograron establecer que el bienestar de los estudiantes mejoró considerablemente gracias a los amigos de cuatro patas. Además, las personas que ya tenían elevados registros de estrés, evidenciaron una reducción significativa en los niveles de cortisol que es la sustancia química que produce el organismo cuando se encuentra sometido a los niveles de angustia mental.

Patricia Pendry, una de las líderes de la investigación, aseguró que “bastan 10 minutos para poder tener un impacto significativo”, es decir, la presencia de nuestras mascotas en sitios como el ámbito laboral provee de beneficios fisiológicos que alivian el estrés, escenario comprobado por la ciencia con estos estudios. “Los estudiantes en nuestro estudio que interactuaron con gatos y perros tuvieron una reducción significativa en el cortisol, una hormona del estrés importante”, afirmó.

Además, la profesora asociada de WSU recordó que es una de las primeras veces que se logra establecer en un estudio la reducción en los niveles de cortisol de los estudiantes durante una intervención en la vida real. La pregunta que cabe para muchos es, comprobado esto, por qué no se permite llevar a las mascotas a los ámbitos laborales cada cierto tiempo para encuentros que ayuden a mejorar la productividad en el trabajo.

Más sobre ellos

De acuerdo a Scientific Reports, durante las convulsiones, los seres humanos emanan un olor característico que los perros pueden detectar en caso de ser entrenados previamente. Para los especialistas de Mayo Clinic, las convulsiones son alteraciones eléctricas repentinas y descontroladas del cerebro que tienen forma de ser identificadas por los canes aunque nunca por el ser humano.

Esto no es nuevo. En otros estudios ya se ha documentado la participación de los perros en la detección de distintas patologías como el cáncer o la diabetes. Pero lo que nunca se tuvo certeza es si podían anticiparse a una convulsión. Sin embargo, hay que recordar que existen diversos tipos de convulsiones que a su vez varían conforme la intensidad, dónde y cómo se producen dentro del cerebro.

Las convulsiones

Generalmente, la mayoría de convulsiones tienen una duración promedio de entre 30 segundos y 2 minutos. En caso de que una se extienda en el tiempo y supere los 4 o 5 minutos, el tema pasa a ser una emergencia médica. Eso no significa que la convulsión típica de entre 1 o 2 minutos no lo sea, sino que durante 5 minutos, las secuelas de esa convulsión pueden ser muy severas.

Ahora, el nuevo artículo destaca que las señales de una convulsión epiléptica pueden ser identificadas correctamente por los animales con una tasa de precisión de hasta el 100% en algunos de los casos, no todos. Es decir, la investigación demuestra que el cambio de olor en los seres humanos durante un padecimiento como el mencionado puede ser detectado por los perros.

De los datos analizados surge que los perros no pueden sentir o presentir un ataque epiléptico futuro por medio de su olfato. Lo que sí pueden hacer es detectar la crisis de epilepsia al toparse con una molécula unos 15 o 20 minutos antes. Los síntomas o signos más comunes pueden ser los siguientes:

-Episodios de ausencias
-Confusión temporal
-Pérdida del conocimiento
-Movimientos de piernas y brazos espasmódicos incontrolables
-Pérdida de la conciencia
– Miedo
-Ansiedad.