Coronavirus: China patentó su primera vacuna contra el COVID-19

Es desarrollada y producida por el gigante farmacéutico chino CanSino Biologics y el Instituto de Biotecnología de Beijing. Le falta completar la Fase 3 para garantizar su eficacia y seguridad.

La Administración Nacional de Propiedad Intelectual de China concedió a la vacuna llamada Ad5-nCoV, la primera patente en el país asiático para usar contra el coronavirus. Según una declaración publicada en People’s Daily, la patente fue concedida el 11 de agosto, alrededor de la misma fecha en que Rusia registró su vacuna contra el coronavirus, Sputnik V.

La vacuna utiliza un virus debilitado similar al que causa un resfrío común -un adenovirus tipo 5- para transportar material genético del coronavirus al cuerpo humano y entrenarlo para prevenir más infecciones y aumentar los anticuerpos en el cuerpo huésped.

La formulación siguió la base del proceso para crear la vacuna del ébola y junto con la multinacional farmacéutica china, que forma parte del Grupo Tianjin, el instituto de biotecnología de la Academia China de Ciencias Médicas Militares contribuyó activamente al desarrollo de la vacuna, sobre todo a través del grupo de investigación liderado por Chen Wei.

Según el propio Chen, las segundas pruebas transcurrieron sin contratiempos, los datos obtenidos en los siete y 14 días posteriores a la aplicación de la nueva vacuna demostraron seguridad en 508 voluntarios, y entre las reacciones adversas se notó fiebre, arritmia, diarrea y mareo en formas leves.

A diferencia de la vacuna presentada por Rusia, en este caso se publicó el desarrollo en la revista médica The Lancet, y allí afirma que mostró ser segura para los participantes en los ensayos y produjo una respuesta inmunitaria. Según lo publicado, los científicos fueron capaces de observar inmunidad positiva y aumento de los niveles de producción de células T en el cuerpo post fase I y II de los ensayos.