Coronavirus en la Argentina: actualizaron la definición de caso sospechoso

El Ministerio de Salud de la Nación estableció que ya no hará falta tener fiebre para ser considerado potencial portador del COVID-19

Las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación actualizaron la definición de caso sospechoso de coronavirus y establecieron cuatro criterios para su identificación. Lo hicieron en función de la situación epidemiológica actual, con el objetivo de sensibilizar la detección temprana de pacientes que podrían ser portadores del virus.

El primer criterio que indica que una persona podría ser un caso sospechoso de COVID-19 abarca a todo aquel que presente dos o más de los siguientes síntomas: fiebre de 37.5 Cº o más, tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, falta de olfato o gusto, sin una enfermedad preexistente que explique completamente el cuadro clínico.

A estas manifestaciones clínicas se le debe sumar que esa persona haya estado en los últimos 14 días en contacto con casos confirmados de COVID-19, que tenga antecedente de viaje internacional, o un historial de viaje o residencia en nuestro país en zonas de transmisión local del virus, ya sea comunitaria o por conglomerados.

A su vez, será considerado un caso sospechoso de coronavirus, todo aquel que presente dos o más síntomas de los mencionados que resida o trabaje en instituciones cerradas o de internación prolongada, como penitenciarias, residencias de adultos mayores, instituciones neuropsiquiátricas, hogares de niñas y niños. También a aquellos que sean personal esencial -Fuerzas de seguridad y Fuerzas Armadas, y quienes brinden asistencia a personas mayores-, y a personas que residan en barrios populares o pueblos originarios.

El segundo criterio para considerar que el paciente podría tener coronavirus es que, además de presentar dos de los síntomas descriptos, requiera internación, más allá de cómo se pudo haber contagiado.

Como tercer criterio las autoridades sanitarias pidieron que se considere caso sospechoso a toda persona que sea contacto estrecho de caso confirmado de COVID-19 y que presente uno o más de estos síntomas: fiebre (37.5°C o más), tos, odinofagia (dolor de garganta o dificultad para tragar), dificultad respiratoria, anosmia/disgeusia (pérdida de olfato o gusto) de reciente aparición.

Por último, como cuarto criterio para la detección precoz pacientes que podrían ser portadores de coronavirus, se pide considerar sospechoso a todo aquel que presente pérdida de olfato o gusto, de reciente aparición y sin una patología preexistente definida, más allá de que no manifieste otros signos o síntomas de la enfermedad.

«En estos casos, ante la aparición de este único síntoma, se indicará aislamiento durante 72 horas, indicando la toma de muestra para diagnóstico por PCR, al tercer día de iniciado síntomas», detallaron desde la cartera de Ginés Golzález García.