Cuáles son los mejores materiales para hacer barbijos caseros

Por Tara Parker-Pope | The New York Times consultó a especialistas que enumeraron los diferentes elementos que hay para fabricar una protección para la boca y la nariz.

Los funcionarios de salud federales ahora recomiendan que cubramos nuestros rostros con algo de tela durante la pandemia del coronavirus. Sin embargo, ¿qué material brinda la mayor protección? Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos publicaron un modelo de barbijos sin costuras que puede armarse con un pañuelo y un filtro de café, así como un video que muestra cómo elaborar uno con bandas elásticas y pedazos plegados de telas que puedes encontrar en tu casa.

Si bien cualquier cosa que cubra nuestro rostro puede reducir la propagación del coronavirus, ya que bloquea los gérmenes que salen a través de la tos o los estornudos de una persona infectada, los expertos dicen que hay mucha variación en la manera en que un barbijo casero puede proteger al portador de los gérmenes entrantes, dependiendo de la calidad del material y cómo se ajusta al rostro. Científicos de todo el mundo se están dedicando a identificar los materiales de uso diario que filtran mejor las partículas microscópicas. En pruebas recientes, los filtros HEPA para calefacción dieron buenos resultados, al igual que las bolsas para aspiradoras, las capas de fundas de almohada de 600 hilos y las telas similares a las pijamas de franela. Las torres de filtros de café dieron resultados medianamente buenos. Las bufandas y los pañuelos rindieron los peores resultados, aunque sí detuvieron un pequeño porcentaje de partículas.

Si no tenés ninguno de los materiales que se pusieron a prueba, ver cómo pasa la luz puede ayudarte a decidir si una tela es buena candidata para un barbijo. “Sostenelo frente a una luz brillante”, dijo Scott Segal, presidente del Departamento de Anestesiología en el Centro Médico Bautista Wake Forest, quien hace poco hizo un análisis de los barbijos hechos en casa. “Si la luz atraviesa las fibras con mucha facilidad, de modo que casi puedes verlas, no es una buena tela. Si el tejido es más denso y el material más grueso de tal manera que la luz no pasa con tanta facilidad, ese es el material que debes usar”.

Los investigadores dicen que es importante recordar que los estudios de laboratorio se realizan en condiciones perfectas sin filtraciones ni agujeros en los barbijos, pero los métodos de prueba nos ofrecen maneras de comparar los materiales. Y aunque el grado de filtración de algunos barbijos caseros parezca bajo, la mayoría de nosotros —que nos quedamos en casa y practicamos el distanciamiento social en público— no necesitamos el alto nivel de protección que requiere el personal médico. Lo más importante es que cubrirnos el rostro con cualquier cosa es mejor que no hacerlo en absoluto, sobre todo si lo hace una persona que tiene el virus pero no lo sabe. El reto más grande de elegir un material es encontrar una tela que sea lo suficientemente densa para captar partículas virales, pero suficientemente transpirable para que se pueda llevar en el rostro. Algunos artículos que se pregonan en línea prometen altos niveles de filtración, pero el material no se puede usar en el rostro.

Yang Wang, profesor adjunto de Ingeniería Ambiental en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Misuri, trabajó con sus estudiantes de posgrado para analizar varias combinaciones de materiales dispuestos en capas, incluyendo filtros de aire y telas. “Necesitás algo que sea bueno para eliminar las partículas, pero que también te deje respirar”, dijo Wang, que ganó un premio internacional a fines del año pasado por su investigación sobre aerosoles. Para poner a prueba materiales de uso cotidiano, los científicos están usando métodos similares a los que se utilizan para probar los barbijos médicos, de los cuales se sabe de común acuerdo que deben reservarse para el personal médico que está expuesto a dosis elevadas del virus en su interacción con pacientes infectados. El mejor, llamado respirador N95, filtra al menos un 95 por ciento de partículas de tan solo 0,3 micrones. En contraste, un típico barbijo quirúrgico —compuesto por un pedazo rectangular de tela plisada con lazos elásticos para las orejas— tiene una eficacia de filtración que varía de un 60 a un 80 por ciento.

El grupo de Wang puso a prueba dos tipos de filtros purificadores de aire. Un filtro de HVAC para reducción de alergias fue el que mejor funcionó, pues captó un 89 por ciento de las partículas con una capa y un 94 por ciento con dos capas. Un filtro para calefacción captó el 75 por ciento con dos capas, pero requirió seis capas para llegar al 95 por ciento. Para encontrar un filtro similar a los que se probaron, busca un valor de informe de eficiencia mínimo (MERV, por su sigla en inglés) de 12 o más, o una clasificación de desempeño con micropartículas de 1900 o más. El problema con los filtros purificadores de aire es que es posible que liberen pequeñas fibras que son riesgosas de inhalar. Así que, si quieres usar un filtro, debes ponerlo en medio de dos capas de tela de algodón. Wang dijo que uno de sus estudiantes de posgrado hizo su propio barbijo siguiendo las instrucciones del video de los CDC, pero agregó varias capas de filtros dentro de una pañuelo.