¡De trabajar en Apache, la serie de Carlos Tévez, a estudiar actuación en Los Ángeles! ¿Nace una estrella?

La vida de los artistas puede ser realmente apasionante y el mejor ejemplo para citar es Charlie Chaplin: el genial actor, director, guionista y músico nunca conoció a su padre y pasó la mayor parte de su infancia viviendo en asilos para menores porque su madre padecía una enfermedad mental que le impedía hacerse cargo de él y de su hermano mayor, sin embargo, el joven, decidido a triunfar, dejó su país natal, Inglaterra, y se instaló en Norteamérica donde se volvió uno de los hombres más ricos del mundo.

Yésica Glikman conoce muy bien ese ímpetu que lleva a las personas a intentar superar retos profesionales muy fuertes porque, luego de abandonar la carrera de abogacía, se convirtió en actriz y, tras brillar con su rol en Fuerte Apache, la serie que cuenta los primeros años de vida de Carlos Tévez, decidió instalarse en la ciudad de Los ángeles (Norteamérica) para perfeccionar su talento y, al mismo tiempo, buscar nuevos desafíos profesionales.

La joven de 30 años concedió una larga y reveladora entrevista al portal Teleshow donde habló de todo. “Quedé seleccionada para Apache a través de la convocatoria que hizo Verónica Souto, directora de casting. En 2018 me comenta que tenía un personaje que sería parte de una banda del Fuerte Apache. Cuando fui a hacer el casting preparé mi personaje a mi criterio. No quería caer en un cliché, ni tampoco en algo sobreactuado, ya que Verónica me había dicho que este personaje pertenecía a un contexto marginal y humilde. Al mes, me confirmó finalmente para Apache”, comenzó diciendo la artista.

Fue una experiencia única en mi vida. Agradezco al oficio que elegí por darme la posibilidad de conocer Fuerte Apache, que sin dudas es un lugar emblemático que aun preserva los códigos que en la ciudad se perdieron, donde las palabras ‘familia, amistad y trabajo’ están presentes. Yo creía que iba a construir a Anabella desde mi casa, pero el Fuerte Apache terminó de moldear por completo al personaje. La experiencia a nivel personal fue grandísima, ver a la gente en su vida diaria, cómo laburan, cómo tienen el foco en ir para adelante, en crecer. Son cosas que no las olvidás más”, remarcó Yésica.

Y luego fue todavía más específica. “Cada día que llegaba en la camioneta, sentía los olores, los colores, veía de lejos el mural de Carlos y podía meterme en el personaje… y así pasaban las horas, quizás yendo a la Iglesia a hacer tiempo, jugando con algunos chicos del barrio en la explanada, comiendo en el bar de Doña Blanca y también conociendo historias que se cuentan entre los monoblocks del barrio Ejército de los Andes”, lanzó Glikman cuya gran frustración fue no haber podido conocer al goleador de Boca Jr.

No conocí a Carlitos, siempre me quedé con las ganas. Teníamos días distintos de grabación. Al que conocí es al primo, Yayo Tevez, quien estaba siempre porque trabajaba para la seguridad del Fuerte Apache en la producción de la serie. Siempre tuvo muy buena onda y estaba predispuesto a brindarse con todo el equipo”, reconoció la actriz, lamentando haber perdido una gran oportunidad a nivel personal.

La joven luego habló de su nuevo proyecto, estudiando actuación en Los ángeles. “La experiencia es increíble, pero requiere de mucha fortaleza interna porque esta ciudad es demoledora, todo se mueve muy rápido y cuesta encontrar gente con la que puedas conectar desde un lado sincero, ya que todo el mundo está en la carrera de lograr algo y de ganar dinero. Estoy invirtiendo en mi profesión, estudiando interpretación en idioma inglés, estudio de escena e improvisación en Los Angeles Acting Center. Vine con ahorros que pude juntar con mucho esfuerzo entre mis trabajos entre Buenos Aires y Chile. Ya la escuela en parte la había pagado hace un tiempo antes de venirme, por lo cual la suba del dólar repentina estando acá no me impactó directamente”, confesó Yésica.