El 29 de septiembre será el día para promocionar la concientización sobre el desperdicio de alimentos

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca estableció el día 29 de septiembre de cada año como el día preferencial para promocionar la concientización sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos en el marco del “Plan Nacional de Reducción de Pérdidas y Desperdicio de Alimentos”. La medida fue comunicada este jueves en el Boletín Oficial, mediante la resolución 44/2019.

De esta manera, se realizarán distintas actividades relacionadas con la importancia del Plan y de las donaciones de alimentos, a través de campañas, seminarios, charlas, talleres y simposios en las distintas jurisdicciones, donde se convocará a representantes del sector público y privado, junto con otros organismos, cuya participación estime conveniente la citada Secretaría.

Mediante la Ley 27.454 se creó el Plan Nacional de Reducción de Pérdidas y Desperdicio de Alimentos. Así, a través de esta normativa se prevé que las políticas públicas para el fomento, desarrollo y promoción de esta medida, se deben comprender, entre otras, la “generación de campañas de información y comunicación para la sensibilización de cada uno de los actores de la cadena alimentaria y de los consumidores”.

“En este contexto, resulta conveniente fijar un día de cada año calendario, a fin de lograr concientizar sobre la importancia de lograr reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, fijándose el día 29 de septiembre como día preferencial para promocionar la concientización sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos, durante el cual se dispondrá la realización de acciones de difusión sobre esta temática en distintos ámbitos”, explica el texto oficial.

En los considerandos de la medida, se recuerda que el día 29 de septiembre del año 2015 la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, junto a representantes de los países de la región, celebraron el “Primer Diálogo Regional sobre Pérdidas y Desperdicios de Alimentos”, con el propósito de construir una Alianza Regional en línea con el plan de acción, y con el plan para la seguridad alimentaria, nutrición y erradicación del hambre de la comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

En este sentido, desde el ámbito de Agricultura determinaron que se requiere profundizar el diseño de instrumentos de intervención política, “para contribuir a reducir las pérdidas y desperdicios de alimentos, fomentando su donación, fundamentalmente a través de la concientización y participación de todos los agentes que intervienen en las distintas etapas de las cadenas productivas hasta el consumidor, de manera organizada, coordinada y estructurada”.

Asimismo, explican que esta problemática afecta de manera negativa al ambiente, ya que los alimentos que se producen pero no son consumidos significan una utilización no sostenible de los recursos naturales y un manejo ineficiente de otros insumos a los fines de su producción, “añadiéndose el costo ambiental representado por la emisión de gases de efecto invernadero, generadas durante todo el proceso de la cadena alimentaria, que de este modo contribuyen inútilmente al calentamiento global y al cambio climático”.