El e-commerce creció durante la pandemia en el AMBA: ¿seguirá el auge cuando llegue la vacuna?

Una encuesta revela que las compras online se afianzaron en la cuarentena, pero que la mayoría prefiere la modalidad presencial. “En un futuro la adquisición de productos y servicios va combinar la presencia y la virtualidad”, asegura Marcelo De Vincenzi, decano de la Facultad de Tecnología Informática en UAI.

Aquellos que aseguran que toda crisis supone una oportunidad pueden validar su argumento al señalar el auge del comercio electrónico, que durante la pandemia creció a nivel global y también en nuestro país. Una encuesta recientemente realizada por la Universidad Abierta Interamericana (UAI) a 1500 compradores mayores de 16 años del Área Metropolitana de Buenos Aires reveló que el 100% hizo alguna transacción en línea desde que comenzaron las medidas de cuarentena.

Ahora bien, ¿se trata de una golondrina de verano (en este caso, atada a la pandemia), o la tendencia se mantendrá incluso cuando llegue la vacuna y retomemos las rutinas que llamamos “normales”? El relevamiento mencionado arroja un dato interesante: el e-commerce efectivamente se afianzó en tiempos de distanciamiento físico, pero una porción mayoritaria (61%) aún prefiere las compras presenciales. Al respecto, sólo el 11% dijo que prefiere la experiencia virtual y un 28% dijo que le era indiferente.

“Para la gran mayoría de los consumidores, el modo de la compra online masiva fue una novedad y en muchos casos no les resultó una tarea fácil para aquellos que se vieron obligados hacerlo de esta forma”, dice Marcelo De Vincenzi, decano de la Facultad de Tecnología Informática en UAI.

– ¿En qué falla el comercio electrónico para, todavía, no convencer del todo?

– Las interfaces gráficas y la simpleza del procedimiento de la ejecución de la compra, juegan un rol fundamental en la construcción de la experiencia del consumidor, y en los casos de los compradores online primerizos es determinante. Los grandes ganadores de esta coyuntura fueron los que expandieron sus canales comerciales de productos y servicios en la modalidad online, valiéndose de alianzas estratégicas con e-commerce existentes, o los consideraron una buena oportunidad de inversión para hacer la propia.