El futuro del IFE: cuarto bono y capacitación laboral para jóvenes de entre 18 a 24 años

Unas 2,5 millones de personas de ese rango etario están cubiertas por el ingreso de emergencia. La nueva cuota se cobraría a partir de octubre.

El Gobierno diseña cómo será la pospandemia para las dos medidas principales que implementó durante la pandemia para tratar de mitigar el impacto del coronavirus en los ingresos de los hogares y en las empresas. Por un lado, el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) se reconvertirá en un plan para incentivar la contratación de nuevos trabajadores. El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), mientras se define cómo y cuándo se pagará una cuarta cuota, podría continuar en forma de capacitación laboral para un sector joven de la sociedad que no trabaja ni estudia.

El futuro del ATP y el IFE es discutida periódicamente por funcionarios de distintas áreas en las reuniones del gabinete económico, con presencia de Economía, Desarrollo Productivo, Desarrollo Social, Banco Central, Anses y Jefatura de Gabinete.

Mientras continúan las medidas de aislamiento social en todo el país -en algunas regiones, incluso, volvieron atrás en el nivel de restricciones a la actividad- un cuarto pago del Ingreso Familiar de Emergencia comenzó a ganar terreno en los últimos días.

Anses actualmente todavía se encuentra pagando el tercer bono de 10.000 pesos entregado a casi 9 millones de personas desde el inicio del aislamiento, a fines de marzo. El tercer pago, según el cronograma establecido, terminaría de abonarse el próximo lunes 21.

El IFE llega a 8,9 millones de personas. Por un lado, a las 2,4 millones de familias que cobran AUH y luego a un universo amplio que incluye empleadas domésticas y trabajadores informales que, antes de la pandemia, estaban fuera del alcance de la red de protección de seguridad social del Estado.