El Mono de Kapanga, sobre el regreso al escenario: «Sentí que volví a vivir»

Cumpliendo estrictamente con el protocolo, el grupo presentó el especial «Kapanga Night Show» vía streaming. Un repaso por sus hits, con artistas invitados.

No fue un show más. Después de cuatro meses, cargados de ansiedad, los integrantes de Kapanga subieron a un escenario para disfrutar de su pasión: la música. Esta vez fue sin público. Todo fue a través de las pantallas.

El calor de la «familia kapanguera» se sintió a través de los comentarios. La banda de Quilmes repasó algunos momentos de su historia a través del streaming, con un formato distinto, como un programa de televisión, que llamaron «Kapanga Night Show».

El Pollo Cerviño se encargó de la conducción, y con su particular estilo interactuó con la banda y los fans, que se conectaron de distintos puntos del país y de Latinoamérica.

«Estoy muy contento con el resultado. Hay muchos recitales online y tratamos de darle una vuelta. Salir de lo común. Nos basamos en algunos programas como el Saturday Night Live y pensamos en el Pollo, que es del barrio y nos conoce desde nuestros primeros recitales, para que se encargara de la conducción», destacó el Mono Fabio.

A lo largo de una hora y media, el público disfrutó de clásicos de Kapanga como «Lost», «Rock», «La crudita», «El bailarín asesino» y «Miro de atrás». También, el domingo a la noche estuvo perfecto para invitados. Walter Meza, cantante de Horcas, se sumó a la iniciativa con todo su carisma. Le puso su potente voz a «Angus Young» e hicieron juntos una versión de»Rasputín» de Divididos y una divertida «Crocki crocki», recordado y querido hit de Xuxa. «Walter vino temprano para estar en la prueba de sonido y es un amigo del grupo», resaltó el Martín «El Mono» Fabio.

Cumpliendo estrictamente con el protocolo, los músicos y sus asistentes llegaron muy temprano al Estadio Malvinas Argentinas, para montar el escenario y probar cada detalle. «Era increíble ver ese lugar tan grande, con capacidad para 8 mil personas, vacío. Al ver las luces y los instrumentos sentí que me volví a vivir. Me corrió otra vez sangre por las venas. Me sacaron lo que más quería hacer, lo que mantiene vivo, estar con mi equipo de trabajo. Estaba muy ansioso», resaltó el frontman.

Y agregó: «Estábamos grabando nuestros nuevos temas en marzo y con la pandemia se cortó todo. Tenemos nuestro propio estudio, somos afortunados, pero no podemos hacer nada. El protocolo de la provincia de Buenos Aires no nos permite usarlo. No están solo los shows, también tenemos que grabar discos. Estábamos preparando un festejo por los 25 años de Kapanga, pero tendrá que esperar hasta el año que viene».

Tanto los músicos como los técnicos se mantuvieron muy atentos a las normas de higiene. «Estuvimos todo el tiempo con el alcohol en gel cerca. No es fácil, uno tiene que estar muy atento».