El optimismo y la ilusión de Mora

El futbolista uruguayo se recuperó de una sinovitis en la cadera derecha y se perfila para ser parte del banco de suplentes.

El plantel de Marcelo Gallardo ya se encuentra en la capital española con dos buenas noticias y una incertidumbre: las altas médicas de Rodrigo Mora y Juan Quintero y la todavía baja de Ignacio Scocco.

El delantero uruguayo se recuperó de una sinovitis de la cadera derecha, mientras que el colombiano dejó atrás una contractura en el gemelo izquierdo. En cambio, son bajas las expectativas para el rosarino Scocco, que se perdería el partido ante Boca en el Santiago Bernabéu el domingo a las 16.30.

Mora, quien dejó atrás sus dolencias por la lesión y se perfila para ser parte del banco de suplentes, se mostró optimista e ilusionado de cara a la Superfinal ante el Xeneize. «Con esfuerzo, trabajo duro, perseverancia y la fe en Dios, HOY puedo vivir mis sueños. Feliz y agradecido de disfrutar este momento» publicó el delantero de River en Twitter.

Cabe recordar que el jugador, ya ganó 8 títulos oficiales en el Millonario, todos con el Muñeco al mando del equipo. Está en su segundo en el club de Núñez y en ambas etapas acumula cinco años y medio. Como lo reiteró en varias ocasiones, su sueño es retirarse con la camiseta de La Banda.

El 28 de enero de 2018, fue uno de esos días que Rodrigo no olvidará jamás. Es que al margen del resultado adverso de Riverante Huracán como visitante, en la reanudación de la Superliga, el delantero recordará por siempre ese  domingo ya que se produjo su vuelta oficial a las canchas luego de una extensa recuperación. Concretó su regreso frente al Globo, en Parque Patricios, al reemplazar a Enzo Pérez a los 33 minutos del segundo tiempo.15​

Y un mes después, frente a Godoy Cruz, Mora volvió a gritar un gol con el Millo luego de nueve meses.​ En medio de una confusión, el River pudo llegar al descuento, a los 38′ el colombiano Quintero se metió en el área a puro empuje, Pratto habilitó al uruguayo con un taco y definió de zurda a la salida de Leonardo Burián.​

Con la ovación del estadio y las felicitaciones de sus compañeros, al uruguayo se lo vio visiblemente emocionado ya que desde la Copa Libertadores 2017 en un 1-1 ante Emelec no entonaba el grito sagrado.