En Francia: reabren museos, playas y parques a partir del 2 de junio

El país europeo entrará en una nueva fase de la salida de la cuarentena. «La libertad será la regla y la prohibición, la excepción», aseguró el primer ministro.

Los habitantes de Francia podrán moverse sin restricciones a partir del 2 de junio y disfrutar de museos, playas, parques y jardines a partir de este fin de semana. Así lo explicó el primer ministro, Édouard Philippe, al anunciar el fin de la fase 1 de la desescalada, que comenzó el 11 de mayo, y detallar las condiciones de la fase 2, hasta el 21 de junio. Los cafés, bares y restaurantes podrán abrir de nuevo en todo el país, pero en la región de París solo podrán hacerlo en las terrazas. Hasta ahora, regía una prohibición de desplazarse más allá de 100 kilómetros de lugar de residencia y en París los parques y jardines estaban cerrados.

La relajación de las medidas refleja, según Philippe, unos resultados en el control del coronavirus mejores de lo esperado a fines de mayo”, lo que acreditaría el éxito provisional de la desescalada. La urgencia ya no es el coronavirus sino la economía, semiparalizada durante meses. “El país deberá luchar contra el impacto de una recesión histórica”, certificó el primer ministro.

Después de dos meses de suspensión de la libertad de movimiento durante el confinamiento obligatorio, entre el 17 de marzo y el 11 de mayo, y de tres semanas de inicio de desescalada, entre el 11 de mayo y este fin de semana, en las que esta libertad seguía limitada, comienza otra etapa. Ahora la responsabilidad individual prevalecerá por encima de las imposiciones y las sanciones. El Gobierno confía en el civismo y el sentido común de los ciudadanos a la hora de respetar de las distancias, el cumplimiento de las recomendaciones para evitar un rebrote. Las autoridades podrán imponer el uso de tapabocas en el espacio público si lo consideran necesario.

“Sobre el plano sanitario las noticias son buenas, pero no lo suficiente para decir que todo va a volver a ser normal”, dijo Philippe. “La libertad, por fin, se convertirá en la regla y la prohibición, en la excepción”, añadió. La región de París es la única de la Francia continental todavía sometida a restricciones suplementarias, debido a que la circulación del virus exige máxima cautela. Son las llamadas zonas naranja (antes rojas), en las que se incluyen también los departamentos de ultramar de Mayotte y Guyana. En el resto de Francia, es decir las zonas verdes, todas las escuelas —desde los jardines de infantes, primarios e intermedios, que ya abrieron en mayo, a los institutos secundarios— estarán abiertas. También los teatros, salas de espectáculos, parques de ocio, gimnasios y piletas.

A partir del 22 de junio, cuando comience la fase 3, podrán abrir los cines en todo el país, así como los establecimientos de colonias de vacaciones de verano. Por ahora, seguirán cerradas las discotecas, salas de juego, estadios e hipódromos, además de los deportes colectivos, aunque los profesionales podrán entrenar. Se mantendrá la prohibición de agrupaciones de más de 10 personas. “Quiero insistir en que nuestro mayor adversario son las congregaciones muy grandes. Y el riesgo es todavía mayor si se desarrollen en un espacio confinado, cubierto y sin una organización específica”, avisó el primer ministro. “En los espacios al aire libre, se fijará un límite máximo de 5000 personas que se podrán revisar a la baja si es necesario. En los espacios cubiertos y confinado, como las salas de concierto, en función de la actividad los organizadores deberán proponer y garantizar reglas adaptadas a la capacidad y la distancia física», explicó.

Philippe detalló que el objetivo del Gobierno francés era abrir las fronteras interiores de la Unión Europea a partir del 15 de junio “si la situación sanitaria lo permite”, y sin imponer una cuarentena de 14 días para los viajeros que lleguen de otros países. “Pero, como hemos hecho desde el principio de la crisis, aplicaremos medidas de reciprocidad hacia los Estados europeos que decidan imponer catorcenas a los franceses”, añadió.