Etchecolatz, tras negarse a ser indagado: «Yo no maté, yo batí en combate que es distinto»

El represor revivió la teoría de los dos demonios y desconoció la autoridad de los jueces que lo juzgan por delitos cometidos contra casi 500 víctimas alojadas en tres centros clandestinos de detención durante la última dictadura militar.