Flavio Mendoza vendió su departamento por la crisis económica

Ante la cuarentena, el coreógrafo aseguró que «es necesario empezar a trabajar como se pueda».

Flavio Mendoza se refirió a la crisis económica que atraviesa la Argentina en medio de la pandemia de coronavirus y contó que tuvo que vender su departamento. «Hay gente que se está muriendo de hambre», señaló. Hace dos meses, el coreógrafo reconoció en un programa de televisión que frente al difícil panorama, en dos meses se iba a fundir.

«Es necesario trabajar, y empezar de alguna forma con los protocolos. Creo que la solución para esto es empezar a trabajar de a poco, como se pueda», señaló Flavio en diálogo con Marcelo Polino para el programa Polino Auténtico (Radio Mitre).

«Ya no se puede sostener, necesitamos trabajar de alguna forma. Hay gente que se está muriendo de hambre», agregó al tiempo que relató: «Tuve que vender mi departamento que valió todo mi esfuerzo».

El jurado de Corte y confección (eltrece) dio detalles además de las dificultades que tuvo cuando decidió pedirle ayuda al Gobierno: «Cuando quise sacar créditos no me los dieron. En este país, a la gente que da trabajo y produce, nos castigan».

«La gente no tiene para comer, los chicos no pueden presentar proyectos y esperar. ¿De qué me están hablando? ¿Dónde está la ayuda? Tengo mucho miedo de que si esto no se resuelve haya un problema social, creo que la gente se está hartando«, precisó.

«La estoy pasando mal como todo el mundo pero hay gente que la pasa peor, me angustia y no sé cómo ayudar. Me duele en el alma cuando me llaman para pedirme algo y no sé qué decir», concluyó Mendoza.

En declaraciones a TN hace unas semanas, Flavio se refirió a cómo ayudaba a los bailarines que trabajan con él y que por la cuarentena no tienen ningún ingreso: «Me preocupa mucho que me dicen que no tienen para comer, entonces armo bolsones de comida para repartir. Me alarmo porque tienen hijos, que pagar un alquiler y no saben cómo hacer».

«Necesitamos ayuda del Gobierno. He hablado con gente y no me contestaron los menajes, y sé que cuando me pidieron un millón de cosas siempre estuve, por eso sería bueno que alguien me reciba», reclamó en esa ocasión.