Gustavo Cerati, el «arquitecto del sonido» que edificó una nueva historia en el rock nacional

Este martes cumpliría 61 años

«Fue un arquitecto de sonido», con estas palabras Charly García definió a Gustavo Cerati. Un músico que se abrió camino dentro del panorama musical como un gran guitarrista, capaz de tocar cualquier estilo, y una voz única. Toda esa música salía de su creación estuvo acompañada de tremendas letras.

«A pesar de ser zurdo, por una cuestión práctica agarré la guitarra como diestro«, recordó Gustavo Cerati en una entrevista. A los 9 años, empezó a estudiar con una profesora de barrio de Villa Urquiza, donde vivía con su familia.

Las primeras canciones que interpretó fueron clásicos del folclore. En las reuniones familiares, Gustavo Cerati animaba cantando temas como «Yo vendo unos ojos negros«. No tardó en darle vida a su propio grupo: a los 12 armó un trío con dos amigos que vivían en el barrio de Caballito. Ensayaban en el sótano de una casa en avenida Rivadavia y participaron de distintas fiestas.

Koala, ya en la adolescencia, fue otro de sus primeras experiencias. Fue gracias a un chico llamado Carlos, que trabajaba en un cementerio y era tan fanático del rock pesado como el funk y el rythm & blues. El joven Cerati se nutría de la música que le traía su padre, Juan José, de sus viajes al exterior por trabajo. Led Zeppelin o Deep Purple eran algunos de los artistas que sonaban en el equipo familiar de la familia. También estaban los discos del rock nacional de los ’70, principalmente la obra de Luis Alberto Spinetta. Cerati pasaba horas tratando de sacar a la perfección los solos de sus canciones favoritas.

Gustavo también era integrante de una banda de la parroquia del colegio San Roque. «Una vez participamos en el concurso de La canción navideña, con León Gieco y Carlos Cutaia entre el jurado. Poco tiempo antes, me habían echado del coro del colegio por indisciplina y uno de los curas me felicitó después de ir con Koala, pero aún así jamás pude volver a integrar el coro», contó Cerati en la Biografía de Soda Stereo de Marcelo Fernández Bitar.

Antes de cumplir con el servicio militar, Cerati estuvo en distintos proyectos, como integrante de la banda de la cantante Manuela Bravo o tocando en una suerte de cabaret. En 1979 ingresó a estudiar la carrera de Publicidad en la Universidad del Salvador. En el aula conoció a Zeta Bosio, que junto a otros alumnos, donde también estaba Alfredo Lois -quien fue el responsable de la imagen de Soda Stereo y de la dirección de varios de los clips del trío- compartió sus gustos musicales.

Zeta y Gustavo, en una clase de la carrera de Publicidad en la Universidad de El Salvador.