¿Hay riesgo para el plantel profesional? Alerta por un brote de paperas en la pensión de Boca

Hay cuatro juveniles diagnosticados con la enfermedad y otros diez compañeros presentaron los síntomas. Ya fueron aislados.

El viernes en Boca tuvo una noticia particular. Y es que en el club se confirmaron cuatro casos de paperas de jugadores juveniles de la pensión y que forman parte de la Reserva que dirige Rolando Schiavi.

El cuerpo médico del club, a raíz de la presencia de los mismos síntomas en otros diez juveniles, decidió hacer estudios al plantel de las divisiones inferiores y por 24 horas evitar la convivencia en los dormis que están en Casa Amarilla. Los chicos en cuestión fueron licenciados de la actividad del fin de semana con el equipo.

¿Algún jugador del plantel profesional puede contagiarse? De los que habitualmente utiliza Barros Schelotto, solo Leonardo Balerdi y Agustín Almendra todavía viven en la pensión del club. Pero los tres fueron citados para el partido de este sábado con Patronato y no fueron desafectados porque no presentaron síntomas.

De hecho, la Reserva suele tener poco contacto con el primer equipo: se entrenan en días de la semana en el predio que Boca construyó en Ezeiza. En Casa Amarilla tienen vestuarios y salas de gimnasio distintas a las del equipo de Guillermo. Por lo general, este tipo de virus suele propagarse entre los planteles al compartir el mate, ya que una de las vías de contagio es a través de la saliva.

En 2013, Boca había vivido algo similar. En aquel momento, Pablo Ledesma y Alan Aguirre -ambos del plantel profesional- habían presentado los síntomas de paperas. En 2015 le tocó a River, justo en la previa del Superclásico de la Copa, Sebastián Driussi había sido diagnosticado por lo mismo pero luego fue preservado y pudo jugar.