Hoy reabren los concesionarios porteños: cómo será vender y comprar autos en tiempos de coronavirus

Con horarios restringidos y capacidad limitada, los salones de venta vuelven a atender al público tras casi dos meses cerrados.

Los concesionarios de autos y motos podrán reabrir sus puertas desde hoy a las 11 de la mañana, ya que fueron exceptuados del decreto de aislamiento social, preventivo y obligatorio que tiene como objetivo aminorar la propagación del coronavirus.

La nueva fase de la cuarentena porteña estableció que los concesionarios estarán habilitados a partir de hoy a atender al público entre las 11 y las 21 horas, como máximo. Con este horario, el Gobierno de la Ciudad intentará evitar que los empleados de los nuevos rubros exceptuados no se crucen en las

calles con los trabajadores de rubros esenciales que circulan en horarios «convencionales» (de 8 a 17 o de 9 a 18).

Para evitar aglomeraciones en el transporte público, cada concesionario -como todas las empresas de rubros no esenciales- estará obligado a encargarse del traslado de los empleados hacia su lugar de trabajo.

El Gobierno porteño dispuso además que los concesionarios podrán recibir a un cliente por cada 15 metros cuadrados de local. Es decir, si un salón de ventas tiene 75 metros cuadrados, estará habilitado a atender a un máximo de cinco clientes al mismo tiempo. El resto, deberá esperar afuera

Asimismo, dentro de los salones se ampliará la distancia entre los escritorios de los empleados y se deberá brindar todo el equipamiento «anti coronavirus», como alcohol en gel, barbijos y/o máscaras faciales. En la mayoría de los casos se trabajará con una fuerte reducción de personal.

En algunos casos, las compañías decidieron suspender las pruebas de manejo que usualmente ofrecen a los potenciales clientes para cerrar una venta. Otros, decidieron continuar con los test drives, pero con el cliente solo al volante del auto, sin una persona del concesionario a su lado. También hay empresas que decidieron cerrar los autos expuestos en los salones.