Huawei no para: 121.000.000.000 en ganancias

El crecimiento del gigante Huawei es descomunal. No sólo se expande alrededor del planeta como la gran empresa tecnológica en venta de smartphone y software, sino que genera ganancias impactantes. Incluso, al mismo tiempo que Donald Trump le impide poder negociar directamente con las grandes compañías de los Estados Unidos en el marco de la guerra comercial con China.

Según cita la agencia ANSA, el coloso tecnológico registró 850.000 millones de yuanes en ingresos durante 2019, un aumento del 18% sobre base anual. En dólares, alcanza los 121.000 millones. La cifra fue confirmada por Yu Chengdong, ejecutivo de la firma. En total, “los envíos de celulares inteligentes Huawei superaron los 240 millones el año pasado”. Así, es la segunda empresa a nivel mundial.

Al mismo tiempo, el negocio de las notebooks y los dispositivos de audio sin cables también despegaron: crecieron más del 200%. Sólo en enero de este año, los envíos de smartphones 5G ya habían superado los 10 millones.

Desilusión de Huawei

La guerra comercial entre Estados Unidos y China no terminó. El país del norte del continente americano “tiene el derecho de impedir a las agencias federales de comprar productos y servicios producidos por Huawei“. La excusa, hasta ahora, “se basa en razones de seguridad informática”, según lo dictaminó un juez estadounidense tras rechazar un amparo de la empresa asiática.

La tecnológica oriental objetó que hasta la fecha el Congreso “nunca logró presentar pruebas que apoyaran una ley inconstitucional”. Es decir, según los chinos, la administración actual “no tiene motivo para impedir que las agencias gubernamentales compren sus productos”. Para el tribunal, “no existe un derecho constitucionalmente garantizado a tener contratos con el gobierno”.

Según detalla ANSA, para el juez Amos Mazzant “la prohibición a la adquisición de productos de Huawei quedó justificada en el contexto de una investigación del Congreso sobre una potencial amenaza a la seguridad informática de la nación”. Del lado asiático, la firma indicó en una declaración que se siente “desilusionada” y que “continuará analizando otras opciones legales”.