Hugo Moyano celebró el rechazo de la detención de su hijo Pablo: “El juez se la bancó”

Hugo y su hijo Pablo

Hugo Moyano habló ni bien se conoció la confirmación de que su hijo Pablo no quedaría detenido. “El juez Carzoglio tuvo la suficiente grandeza para no aflojar ante las presiones que recibió”, anunció el actual presidente de Independiente y secretario general de Camioneros.

“Recién acabo de hablar con mi hijo Pablo y me dijo que no interesa lo que pase con él, que no aflojemos en la pelea por la dignidad de los trabajadores”, anunció subido a un escenario, en Callao al 200, rodeado de afiliados al gremio.

Sus declaraciones se dieron minutos después de que el juez de Avellaneda Luis Carzoglio rechazara el pedido de detención del titular del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, tres días después de que el fiscal Sebastián Scalera pidiera su arresto al acusarlo de ser parte de una supuesta asociación ilícita que habría defraudado a Independiente. El magistrado había denunciado amenazas y confirmó que dará una conferencia de prensa este martes a las 20hs.

Además, Hugo Moyano avisó que irán a Ezeiza a recibir el jueves a su hijo cuando retorne de Singapur: “Van a ir muchos compañeros, no solo de la organización gremial que representa, sino de otras agrupaciones. Vamos a ir todos a recibirlo”.

“Más allá de los gorilas, los antiobreros, los hijos de p… que nos gobiernan, el juez Carzoglio tuvo la suficiente grandeza para no aflojar ante las presiones que recibió de todos los funcionarios. El juez se la bancó y dijo que no va a meter a nadie preso y Pablo no tenía ningún motivo para estar detenido”, exclamó a los gritos el máximo directivo de Independiente.

Moyano también aprovechó la ocasión para denunciar un violento asalto a un compañero de Camioneros. Así relató el robo que sufrió Héctor Maldonado: “Fuimos a ver el partido de Camioneros y cuando (Maldonado) estaba llegando a la casa, aparecieron dos coches con seis personas, con armas largas y encapuchados. Le robaron el auto y los documentos”. Mientras que no anduvo con vueltas para buscar responsables: “Eran los servicios compañeros, que intentan por todos los medios presionar. El Yoyo tuvo que padecerlo. Intentan doblegarnos, presionarnos, pero lo decimos con toda responsabilidad: no nos van a doblegar, no vamos a hacer nada que perjudique a los trabajadores, por más que nos aprieten o nos amenacen de muerte”.

Scalera había acusado al vicepresidente de Independiente de formar parte de una asociación ilícita que defraudó al club de Avellaneda. Ante la negativa del juez, el fiscal adelantó que apelará la medida e insistirá para que avancen los allanamientos.

Algunas de las evidencias que se presentaron en contra de Moyano fueron una serie de transferencias de dos cuentas en el Bedura Bank en Liechtenstein, que nunca fueron declaradas en los balances del club, según denunció la Unidad de Información Financiera (UIF). Por esas arcas habrían pasado US$ 30 millones.

Antes de viajar a Singapur, por el Congreso Mundial de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte, el hijo de Moyano se refirió al pedido de detención y aseguró que no tenía miedo de ir preso. “Si tengo que ir en cana, iré en cana. Sería un orgullo ir en cana con un gobierno gorila, porque no firmamos la reforma laboral, el 15% para los camioneros, el cambio de convenio para la baja de los Camioneros, no le dimos bola a los $1.000 millones que (Jorge) Triaca nos puso como multa. Iremos en cana, pero con orgullo”, manifestó en Radio Uno.