Jorge Messi-Bartomeu: la cumbre en Barcelona donde se empezará a definir el futuro del 10

El club catalán no quiere dejar salir al rosarino. El padre de Leo y el presidente buscarán un punto en común para que la histórica relación no quede lastimada.

Jorge Messi, padre y representante de Lionel Messi, se reunirá este miércoles con el presidente de BarcelonaJosep María Bartomeu, para tratar de llegar a un acuerdo y resolver la salida del 10 argentino que demostró que no quiere seguir en el club donde jugó 20 años.

Messi padre intentará junto a sus abogados españoles destrabar la salida de Leo a partir del conflicto que se generó hace ya ocho días, cuando el jugador anunció vía burofax que se desvinculará del club catalán por una cláusula del último contrato que lo faculta a irse “gratis”.

Sin embargo los dirigentes aseguran que esa posibilidad venció el 10 de junio último y que ahora para emigrar debería ejecutar la cláusula de rescisión, valuada en 700 millones de euros.

El punto fuerte en el contrato del rosarino radica en que la rescisión del contrato de manera gratuita tiene el aval de un párrafo que menciona que su ejecución se puede producir “al final de la temporada” y no específicamente en junio, algo que se estiró dos meses a raíz de la pandemia de coronavirus.

El detalle en cuestión, que puede resultar clave en esta definición, tiene que ver con el hecho de que esta renovación contractual se llevó a cabo cuando el coronavirus no era pandemia y justamente en junio se debía jugar la Copa América (fue pospuesta para 2021) simultáneamente con la Eurocopa, por lo que la temporada en el Viejo Continente iba a finalizar, en todas sus competencias, el 15 de mayo.

Esta salida del Barcelona está resultando un tanto traumática. Es por eso que la familia Messi quiere limar asperezas y tratar de llegar a un acuerdo que convenza a las dos partes. Y de hecho, según explicaron medios españoles, el que más le insistió en ese punto fue el propio Pep Guardiola, que estuvo de visita por tres días en Barcelona junto a su nuevo ayudante de campo, Juan Manuel Lillo.

A Pep le encantaría tenerlo en el Manchester City, pero no le gustaría quedar como el que se “robó” al crack rosarino.

Si bien le resultaría conveniente al City que Messi se fuera gratis para negociar directamente con él y no tener nuevamente problemas con el Fair Play Financiero, el hecho de que el tema se judicialice no convence a sus directivos. Creen que eso podría traerle problemas a futuro.

Por ello preferirían que la salida se concretara con dinero de por medio, por supuesto que muy lejos de esos 700 millones (entre 100 y 150 más un par de jugadores), dejando de lado así cualquier riesgo económico.