Kim Kardashian, Hailey Bieber y más famosas participaron del primer desfile solidario online “hecho en casa”

La propuesta surgió de la famosa editora de moda Carine Roitfeld y las modelos mostraron su propia ropa. ¿El objetivo? Contribuir con Amfar y sus estudios sobre el Covid-19.

La pandemia del coronavirus hizo que el aislamiento social y la cuarentena se vuelvan obligatorios y duraderos. Esto repercutió en diferentes ámbitos, incluido el mundo de la moda. Con la cancelación oficial de las próximas semanas de desfiles, de la gala del Met y de cualquier otro evento que involucre un gran número de personas, surgieron nuevas alternativas.

La famosa editora de moda Carine Roitfeld (ex redactora en jefe de Vogue París y actual directora global de Harper´s Bazaar) fue la organizadora del desfile CR Runway que se realizó este fin de semana de forma virtual desde su canal Fashion, en Youtube. El evento se llevó a cabo en colaboración con Amfar, la fundación que dirigirá la recaudación ganada por el sponsoreo del desfile a la lucha contra el Covid-19

En el video, que dura alrededor de 30 minutos, participan con sus testimonios Kim Kardashian Hailey Bieber, entre otras celebridades. El desfile fue presentado por Derek Blasberg, un famoso periodista de moda amigo de Roitfeld, y contó con la participación de las modelos más reconocidas de la industria: Alessandra Ambrosio, Adriana Lima, Karlie Kloss, Amber Valletta y Ashley Graham, entre muchas más. También dijeron presente los diseñadores Marc Jacobs y Diane Von Furstenberg.

La pasarela se hizo en simultáneo de manera on line y desde diferentes lugares del mundo. Las modelos, que se maquilaron y peinaron solas, se lucieron frente a la cámara, pero en lugar de hacerlo desde las principales capitales de la moda como París, Nueva York y Milán, lo hicieron desde sus propias casas: en la terraza, el living, el balcón o incluso un pasillo.

¿Los diseños? Cada una mostró prendas personales que tenían en casa, todas previamente aprobadas por Carine y su equipo de expertos. Esto demuestra una vez más que la pasión por la moda, no tiene límites ni se detiene ante el coronavirus.