La canciller de Bélgica, en terapia intensiva por coronavirus

Sophie Wilmes, de 45 años, quien al inicio de la pandemia ocupó el cargo de primera ministra, anunció la semana pasada que había dado positivo y que se hallaba en aislamiento, pero su cuadro se deterioró y fue hospitalizada.