La competencia menos esperada: el presidente de Francia contra Google

Macron anunció que en su país el Gobierno dejará de utilizar Google para pasar a Qwant

Nadie lo esperaba, pero la Asamblea Nacional y el Ministerio de las Fuerzas Armadas de Francia han anunciado que tienen previsto suspender el uso del buscador Google y pasar a utilizar el motor de búsqueda francés Qwant, lanzado en 2013. De este modo, Parísintenta reducir su dependencia del dominio tecnológico estadounidense. Pero ¿qué consecuencias podría tener esta medida?

Sputnik conversó al respecto con el experto en ciberseguridad Kevin Curran, de la Universidad de Ulster, en Irlanda del Norte. «Los servicios de Google guardan una cantidad increíble de datos personales, en particular, los de los militares o empleados de servicios de inteligencia, de modo que pueden ser obtenidos por un adversario a través de Google», explicó Curran, quien subrayó que este hecho es la «talón de Aquiles en los proyectos de defensa de cualquier país».

El especialista recordó a la agencia Sputnik que el buscador estadounidense también «guarda el historial de ubicación y de búsqueda y la lista de las aplicaciones utilizadas» de todos los usuarios. Según Curran, no hay otra empresa que guarde «tantos datos confidenciales». Además, Curran sostuvo que otros países «seguirán el ejemplo de Francia».

Por su parte, el experto alemán Lars Hilse no compartió las preocupaciones de Curran. Según explicó el analista, los usuarios que no están satisfechos con el hecho de que Google, así como otros motores de búsqueda, guarde «una cantidad significativa» de datos personales, no deben olvidar que todas las búsquedas son gratuitas.

«Sin embargo, este servicio requiere de infraestructura y de fuerza de trabajo, que deben pagarse», afirmó. Hilse explicó que Google hace dinero a través de los anuncios personalizados y esta es la razón por la que usa los datos personales de sus usuarios. «Si no los hubiera usado, los usuarios no habrían hecho clic en los enlaces, algo que habría llevado a la reducción del número de anunciantes y pondría en peligro todo el modelo de negocio en general», señaló.

En lo que respecta al buscador francés, declaró que es necesario esperar y ver si resulta eficaz. Y en cuanto a Google, recordó que, a diferencia de muchas empresas, el gigante estadounidense «nunca ha tenido una brecha de seguridad de gran escala». El experto admitió que no hay que «demonizar» los esfuerzos de Pekín y Washington por controlar los datos, ya que esto podría dar lugar a una respuesta simétrica por parte de estos países.

El analista alemán subrayó que la creación de internet «nos permitió comunicarnos de manera libre a través de las fronteras». No obstante, mientras que el mundo se está convirtiendo en una «aldea global», siempre habrá alguien que «piensa que sabe lo que es mejor y que necesitamos proteger los intereses nacionales».

Por su parte, Fow Chee Kang, de la compañía LGMS, puso en duda que la decisión de París realmente pueda resolver el problema. «Desde el punto de vista de ciberseguridad, es otro sistema que, al igual que Google, obtiene tus datos», explicó. El experto advirtió que, pese a que el sistema puede ser bueno en proteger la soberanía digital, no ha pasado por pruebas de seguridad realizadas por una empresa certificada, de modo que «puede acabar por exponer los datos de todos sus usuarios».

Asimismo, para Francia, sería difícil «reinventar la rueda», subrayó Kang. Sin embargo, afirmó que en el caso de que la iniciativa de París sea exitosa, tal vez «pronto veamos a otros países europeos desarrollados» siguiendo su ejemplo y es muy probable que «utilicen el mismo sistema en vez de crear su propio Qwant».