La historia de Ana María Comaschi, la atleta a la que le robaron su sueño: «Fui olímpica pero no existo en los libros y el dolor es muy grande»

Se clasificó a los Juegos de Barcelona 1992 pero no pudo competir. Qué pasó, quiénes fueron los responsables del error, el juicio que le ganó al COA y el dolor que perdura 30 años después,.

«En los Juegos de 1992, la Argentina presentó una delegación de 84 deportistas (…) fueron 30 menos que en 1988. Las ausencias del hockey femenino, del fútbol (…) y el vóleibol (…) alcanzan y sobran para explicar los números. Sin embargo, ninguna fue más inverosímil que la de la pentatleta Ana María Comaschi, una talentosa joven que se enteró que no había sido correctamente inscripta cuando llegó a Barcelona».

El caso de la atleta nacida en Necochea el 11 de abril de 1966 no puede haber estado mejor presentado que como lo hizo el periodista Gonzalo Bonadeo en su libro de colección Pasión Olímpica.

Transcurre hoy el tiempo en el que debería estar celebrándose la XXXII edición de los Juegos, los de Tokio 2020 pospuestos para 2021 por la pandemia de coronavirus, pero a falta de competencia si algo ofrece la máxima cita del deporte mundial son historias de todo tipo, incluso algunas que quedaron en el margen, ni adentro ni afuera, como le ocurrió a Ana María Comaschi en Barcelona 1992, considerados como los mejores de la historia. Qué pasó, el dolor que perdura, el juicio que le ganó al Comité Olímpico Argentino (COA) y su semana como clandestina en al Villa Olímpica.

El registro de época en los medios del caso de la atleta argentina Ana María Comaschi