La obesidad, un riesgo que no para de crecer en Estados Unidos

La preocupación no para de crecer. Casi la mitad de los adultos en Estados Unidos serán considerados obesos para 2030, y de esa cantidad, las mujeres, los afro-americanos y las personas de bajos recursos son quienes más sufren esta problemática, según cifras publicadas en el New England Journal of Medicine. Para los investigadores, “esos grupos en particular están en rápido camino hacia la obesidad severa”.

Zachary Ward, autor de la investigación, advirtió los peligros que genera esta tendencia peligrosa en ciertos estratos sociales: “Estamos descubriendo que se está convirtiendo rápidamente en la categoría más común en esos subgrupos”, acotó. La American Cancer Society, a su vez, “descubrió que los cánceres relacionados con la obesidad están aumentando, incluido un tercio de las muertes por cáncer de hígado relacionadas con el aumento de masa corporal”, según cita ANSA.

Para los investigadores, y de acuerdo a las tendencias, “para el 2030, el 48.9% -casi la mitad de la población- de los adultos estadounidenses serán considerados obesos. Al mismo tiempo, el 24.2% estará en la categoría de obesidad severa”. “La obesidad está empeorando en todas partes en todos los estados en términos de la cantidad de personas que desarrollan obesidad y el grado o la gravedad de la obesidad”, continuó Ward.

Obesidad peligrosa

Si alguien tenía dudas, pues ya no debe tenerla: la obesidad es más peligrosa que el mismo ADN. Es decir, “la obesidad aumenta seis veces la probabilidad de desarrollar la diabetes tipo 2, este es el principal factor de riesgo, mucho más incluso que la predisposición genética y los malos estilos de vida, que aumentan aún las posibilidades de enfermarse”, según detalla un informe de la agencia ANSA.

La definición fue conocida en el 55° Congreso de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), en Barcelona, donde los expertos encendieron la alarma por el preocupante incremento de esta afección en los niños que ya presentan lo que se define como “prediabetes”, aunque al mismo tiempo hay una incipiente e inicial caída de la incidencia general de los nuevos casos.

Los números también son suficientes como para advertir el peligro de una tendencia que asusta: en 2017 las personas con diabetes sumaron 425 millones de casos al tiempo que se estima que llegarán a los 600 millones en 2045. Asimismo, un estudio de la Universidad de Copenhague demostró que la obesidad es el factor de riesgo primario, al tiempo que la genética y los malos estilos de vida aparecen como factores secundarios de posibilidad de diabetes aunque en menor medida.