La OMS advierte sobre una “alarmante” caída en la vacunación infantil

Las inmunizaciones no llegan a los chicos por las interrupciones en la entrega de dosis y la ocupación de los servicios médicos a causa del COVID-19.

La poliomielitis es una enfermedad muy contagiosa y que produce parálisis, sobre todo en chicos menores de cinco años. Si se logró bajar su prevalencia de 350.000 casos en 1988 a tan solo 33 en 2018 fue gracias a una vacuna.

No hay cura para esta enfermedad, pero sí una inmunización suministrada por vía oral que protege completamente a los menores de edad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se evitaron más de 16 millones de casos de parálisis como resultado de los esfuerzos mundiales por erradicar la enfermedad.

Unos esfuerzos que ahora se están viendo obstaculizados por las medidas aplicadas para evitar la propagación del COVID-19 en el mundo. Tanto es así, que la OMS y el Fondo de la ONU para la infancia (Unicef) emitieron este miércoles una alerta sobre la «alarmante disminución» en la vacunación de los niños.

No sólo están en peligro las campañas de vacunación contra la polio. Las estimaciones sobre la cobertura de inmunización mundial de estos dos organismos muestran que en 2019 se logró expandir la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) a 106 países, pero ahora esta cifra puede volver a reducirse.

Los datos preliminares correspondientes a los primeros cuatro meses de 2020 apuntan a una caída sustancial del número de niños que recibió las tres dosis de la combinación contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP3). Es la primera vez que se produce un retroceso en los últimos 28 años.