La princesa Sofía de Suecia cambió los vestidos de gala por el ambo para trabajar como voluntaria en un hospital

La heredera al trono sueco se alejó de sus tareas como royal e incursionó en la lucha contra el coronavirus.

La princesa Sofía de Suecia se despidió temporalmente de sus tareas reales para encauzar un proyecto solidario de tiempo completo: un voluntariado en un hospital de Estocolmo. Cumplirá el rol de presidenta honoraria, buscando aliviar la gran carga de trabajo de los profesionales sanitarios en plena pandemia de coronavirus.

Si bien su agenda no incluirá el contacto directo con pacientes, materializará su apoyo a través de otros medios: desinfección de instrumentos, turnos de cocina, limpieza general, entre otros. Junto con un colectivo de personas que se sumaron a la iniciativa, la princesa realizó un curso de capacitación de tres días en la Universidad de Sophiahemmet, creado para socorrer al hospital de un plausible colapso.

«Ellos van a aliviar a los profesionales de la salud durante esta crisis para que aquellos que están capacitados para atenderlos puedan hacerlo. En otras palabras, cualquiera que asista a esta capacitación no tendrá ningún tipo de atención cercana al paciente», declaró Pia Hultkrantz, portavoz del Hospital de Sophiahemmet.

El hospital en cuestión mantiene una estrecha relación con la familia real sueca desde 1884, cuando la reina Sofía de Suecia y Noruega patrocinó sus cursos de enfermería y fomentó su rápido desarrollo.

La princesa junto a otros dos voluntarios del programa. (Foto: Jonas EKSTROMER / TT News Agency / AFP)