Las elecciones serán «transparentes, libres y sin presiones», dijo la presidenta de facto

Jeanine Áñez, quien en más de tres ocasiones canceló las fechas de los comicios presidenciales, indicó que el importante número de fuerzas de seguridad desplegadas en la calle «no están a favor de ningún partido político, sino a favor del pueblo».