Lorena toca el balneario turístico mexicano de Los Cabos

Lorena tocó tierra este viernes como huracán de categoría 1 en la costa turística mexicana de Los Cabos, en la península de Baja California, informó el servicio meteorológico mexicano. La tormenta llegó al balneario con vientos máximos sostenidos de 140 kilómetros por hora. El fenómeno ha provocado intensas precipitaciones, fuertes vientos y oleaje en Baja California Sur y en los estados de Sinaloa y Nayarit.

Las autoridades cerraron los puertos a la navegación y se han suspendido las actividades escolares en las zonas afectadas. El servicio meterológico advirtió que Lorena podría “causar deslaves, desbordamientos de ríos y arroyos, afectaciones de caminos y tramos carreteros”, informó la AFP. Esta tormenta se suma a la convulsa temporada de huracanes que tuvo a Dorian como el más fuerte.

La tarde del jueves, Lorena se había degradado a tormenta tropical tras tocar por momentos la costa central del Pacífico mexicano, sin embargo, volvió a agarrar fuerza y se convirtió en huracán categoría 1. El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos, con sede en Miami, informó que en los próximos dos días, el huracán se moverá a lo largo de la península de Baja California.

El ejército mexicano y las autoridades locales habilitaron albergues temporales en la zona. La Organización de las Naciones Unidas advirtió que la intensidad de los huracanes corresponde al cambio climático. El secretario general de la ONU, António Guterres, viajó a la arrasada Bahamas por el huracán Dorian e indicó que la comunidad internacional debe sumir responsabilidades.

“Tenemos que detener el cambio climático y tenemos que estar seguros de que revertimos la actual tendencia, en la que el ritmo del cambio es mayor que el que tenemos nosotros para frenarlo. Que países como Bahamas, que no han contribuido al cambio climático, están en la primera línea de frente de la destrucción del cambio climático, y merecen la ayuda internacional”, dijo el representante de la ONU.

Abogó por la reconstrucción de las Bahamas, que recibió a Dorian el 1 de septiembre, y consideró que se debe adaptar a las comunidades de la isla al calentamiento global. El titular de la ONU señaló que estos gigantescos desastres naturales “exigen una nueva respuesta multilateral” y que la financiación para mitigar los efectos clima extremo es parte de esa respuesta.

Guterres reclamó a la comunidad internacional los 100.000 millones de dólares de ayuda anual a los que se había comprometido en el pasado. La página web de las noticias de la ONU reseñó que el vocero de la multilateral planteó canjear parte de la deuda de Bahamas en inversiones para la reconstrucción del país, que vive la desaparición de más de 1.000 personas tras la devastación.