Mariela Antoniska, la exarquera de Las Leonas que hoy ataja penales contra el coronavirus

Fue una pieza clave en el crecimiento del seleccionado femenino de hockey, pero ahora, a los 44 años, su foco está puesto en combatir la pandemia. Es médica del Garrahan, en el área de Gastroenterología pediátrica.

Mariela Antoniska fue parte fundamental del primer título de Las Leonas, allá en 2002. En aquella final del Mundial ante Holanda, que se disputó en Perth, Australia, voló bajo hasta el palo derecho, contuvo el último penal y nos hizo gritar bien fuerte “¡Vamos, Leonas!”.

Hoy, su lucha está lejos de los tres palos, pero bien cerca de la gente. Trabaja como médica en el Hospital Garraham, en donde vive de muy cerca los avances del coronavirus. Como deportista, Antoniska, de 44 años, cosechó dos medallas olímpicas, plata y bronce en Sidney 2000 y Atenas 2004, y un título Mundial en Perth 2002.

Para enfrentar al coronavirus y cuidar a la gente, sobre todo a los más chicos, con mis colegas tratamos de cuidarnos mucho entre nosotros. Acá también hacemos un trabajo grupal y colectivo, como debe ser”.

Las imágenes lo certifican: se la ve en fotos junto a otros médicos del Garrahan con máscaras de protección, como corresponde. Aunque atiende bastante por el sistema “medicina a distancia”, le toca ir tres veces por semana al hospital . El equipo médico que integra la exarquera de Lomas está dividido en grupos. Claro, por si aparece algún caso positivo de Covid-19 entre los internados.

«En el Hospital nos dan todo lo que necesitamos. Si hay estudio de alto riesgo tenemos el kit completo, con máscara incluida, que se lava con un producto especial. En el Hospital estamos con barbijos. El ambo lo pongo en una bolsa a lavar cuando llego a casa y me pongo otra ropa», indicó.

La exleona hizo la residencia en el hospital Posadas y desde el 2013 es feliz en el Garrahan, desarrollando la especialidad de Gastroenterología pediátrica. Una de sus tareas es realizar endoscopías y, cuando esta pandemia llegue a su fin, continuará perfeccionándose en vía biliar. A los 44, vive con su mamá en Temperley. Sigue ligada al hockey pero ahora el deporte que más practica es el tenis.

«Estamos todos como sociedad luchando contra esta pandemia. En Salud tenemos quizá una responsabilidad mayor y tomamos también todos los cuidados para no contagiarnos, sin dejar de brindar la atención -en mi caso en pediatría- que requiere cada uno de los pacientes», explicó.