Mito o realidad: ¿las verrugas se contagian con sólo tocarlas?

Tema verrugas. Sobre esto hay muchas afirmaciones, consultas y dudas que pocos pueden responder con celeridad, como por ejemplo, que son contagiosas. Las verrugas pueden aparecer “sorpresivamente” en las manos, los dedos, la cara o cualquier parte del cuerpo y para muchos, su presencia visibles, genera un “prejuicio estético y una baja de la autoestima” que para muchos es motivo de recurrir a un quirófano para sacarlas.

Sin embargo, el mito o la realidad sobre su efecto contagio sigue hasta hoy. Primero, hay que saber que hablamos de pequeños bultos granulares y ásperos que aparecen en la piel, sobre todo
en los dedos y las manos, según las estadísticas. El patrón que las define se basa en pequeños puntos negros que son vasos sanguíneos de sangre coagulada. Desde la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, recuerdan que las verrugas se generan por la proliferación de piel causadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH).

Por ello, vale aclarar que las verrugas no son malignas pero sí son contagiosas. Por ejemplo, mediante el contacto con otra persona o bien en forma indirecta por medio de la ropa u objetos como toallas. Además, un simple rasguño en la piel puede ser un foco infeccioso para la aparición de una verruga. Un tic muy común es el de morderse las uñas, y es un canal de aparición de verrugas muy frecuente cuando finalmente aparecen en los dedos.

El principal método de prevención de las verrugas es evitar el contacto con las mismas, y esto incluye a las propias, las que ya tenemos. Por eso los profesionales recuerdan que nunca hay que intentar arrancarlas porque de hacerlo, estaremos diseminando el virus en el resto del cuerpo y al poco tiempo veremos muchas más. De esta manera, la higiene personal es clave como así no rasurar o afeitar una zona donde ya hay una verruga.