Países de la Unión Europea prevén reparto de migrantes socorridos en el mar

Ante la ola de migrantes que llegan a las costas italianas que ahora emprenden una nueva ruta desde Túnez, los ministros de varios países europeos consensuaron este lunes en Malta un sistema de reparto automático de los migrantes socorridos en el Mediterráneo central, un principio de acuerdo que ahora se someterá al conjunto de miembros de la Unión Europea (UE).

“Hay un acuerdo sobre un documento común que se presentará al Consejo de ministros de Interior el 8 de octubre”, anunció el ministro del Interior maltés, Michael Farrugia, junto a sus pares de FranciaAlemania Italia, así como de Finlandia, que ejerce la presidencia pro témpore de la UE, informó la AFP. La crisis migratoria registró más de un millón de migrantes a las costas de Italia y Grecia en 2015.

La política migratoria sigue dividiendo a los países del bloque, con la reforma del asilo como principal obstáculo. Los países en primera línea del arribo de migrantes -Italia, Grecia, España y Malta- reclaman más solidaridad de sus socios. Las reglas europeas responsabilizan de la gestión de una solicitud de asilo al primer país que pisa un migrante a su llegada al bloque.

El máximo exponente de esa tensión fue el cierre de los puertos italianos a los barcos de activistas con socorridos a bordo. El ex ministro del Interior ultraderechista Matteo Salvini aplicó esas medidas que cambiaron por la nueva coalición en el poder. Para intentar aliviar a estos países a la espera de una solución global en el marco de la reforma del asilo en la Unión Europea.

Varios países europeos negocian desde hace meses un sistema de reparto automático de migrantes, que evite las largas negociaciones tras cada rescate. La ONG Oxfam calificó el anuncio de “primer paso positivo para compartir la responsabilidad entre los países de la UE”. Y urgió a que más gobiernos se unan “para que ningún migrante o refugiado se vea obligado a penar en el mar durante días”.

El acuerdo sería “temporal” y se aplicaría a los migrantes que alcanzaron las costas de Malta e Italia. En la ruta del Mediterráneo central, indicó el ministro francés de Interior, Christophe Castaner, abogando por otras rutas. Países como España, en la ruta occidental, o Grecia, en la ruta oriental, podrían considerar injusto un acuerdo que solo se aplique a la ruta empleada por los migrantes que zarpan de Libia.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), hasta el 18 de septiembre, la ruta del Mediterráneo central registró en 2019 el arribo de 6.570 migrantes por mar a Italia y 2.260 a Malta. A España llegaron 16.909 y a Grecia 32.767 en el mismo período. “Queremos movilizar al conjunto de países europeos para que cada uno asuma sus responsabilidades”, agregó el ministro francés.