Por qué la “pirámide nutricional” puede ser una mentira y un negocio

La cuestión de la alimentación es tan delicada y clave que hoy es cuestionada en todo el mundo. La historia indica que el ser humano se ha alimentado a través de comunidades. Éstas la han modificado conforme avanzaba el tiempo y el entorno. Pasó el tiempo y con la llegada de la era industrial, los procesos de aceleraron. Esto hasta que se tomaron decisiones: la pirámide nutricional.

En los años previos al 1900, Estados Unidos publicó su primera dieta oficial a nivel país. Pese a que en ese entonces la nutrición era “nula” y no había expertos en la materia, se confeccionó un listado. Ya en 1940, varios países comenzaron a desarrollar determinados grupos alimenticios para que la población tuviera una “guía”.

Uno de esos grupos se destacó sobre el resto. Proponía cuatro secciones basadas en frutas y verduras; lácteos, carnes y proteínas; y cereales. Ya en los 70, Suecia intentó diferenciar entre alimentos básicos y complementarios. Entonces, la Unión Cooperativa Sueca objetó que “nadie sabía cuánto había que comer de cada uno de los cuatro grupos básicos”.