Preocupa la salud de Marcelo Tinelli

Hace algunas horas trascendió la noticia de que el reconocido conductor de Showmatch ingresó al Sanatorio de la Trinidad de Palermo para realizarse una endoscopia digestiva. Lo hizo en absoluta reserva pero El Instransigente obtuvo la información en exclusiva de cómo continúa la salud de Marcelo Tinelli.

Por lo que se pudo saber hasta el momento, ingresó a la institución ubicada sobre la calle Cerviño, para realizarse esta técnica diagnóstica que implica la sedación del paciente. Los resultados de esta intervención habrían arrojado que el famoso empresario padece de divertículos.

Sin embargo, eso no es todo. Llamó la atención que conductor del “Bailando por un Sueño” haya decidido atenderse en esa clínica ya que allí, por el mismo procedimiento, falleció la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpín en el mes de febrero del 2018. Fue por esto mismo que varios tildaron de “valiente” la actitud del vicepresidente de San Lorenzo.

¿Pero qué es exactamente una endoscopía digestiva alta?. Según los especialista es una técnica diagnóstica que consta de la colocación de una sonda con una cámara en su extremo que ingresa por la boca, y pasa por el esófago, el estómago y el duodeno para revisar la mucosa que recubre estas tres estructuras. Este lente se encargará de transmitir las imágenes a un monitor para comprobar las causas de dolores o molestias que tenga el paciente.

Además, en estos casos, no se necesita de anestesia general, sino de una sedación mínima. La misma dura lo que lleva realizar el procedimiento y se corta cuando el paciente se despierta. En los únicos casos que puede llegar a complicarse la intervención es en aquellos que padezcan de sangrados o úlceras perforadas.

Por este mismo motivo es que aún continúa la investigación por el fallecimiento de la exconductora de “Arriba Argentinos”. En su caso, murió mientras le realizaban una endoscopía, estudio que le habían ordenado hacer después de que se presentara en el sanatorio por un fuerte dolor abdominal.  La autopsia determinó que Débora murió por “una perforación instrumental del esófago torácico, que luego le produjo un paro cardiorrespiratorio” .

Por su parte, la investigación continúa y el próximo lunes se iniciará el juicio contra el endoscopista Diego Bialolienker y la anestesista Nélida Inés Puente, ambos procesados como coautores de homicidio culposo, el que se comete sin intención, pero, según constancias de la causa, por posible negligencia de los profesionales.