Rafael Nadal: “Estoy feliz y agradecido de ser parte de la historia del deporte”

El pasado domingo, Rafael Nadal se proclamó campeón de Roland Garros por duodécima vez. El manacorí derrotó a Dominic Thiem por 6-3, 5-7, 6-1 y 6-1 para convertirse en el ganador del segundo Grand Slam del año. En una entrevista con el periódico El País, el zurdo valoró el título, mientras que también elogio a Carlos Moyá, uno de sus entrenadores.

Sus primeras declaraciones tuvieron que ver con su hazaña, ya que nadie levantó tantos trofeos en el certamen parisino. “Se ha conseguido algo que es una de las cosas especiales que han ocurrido en el deporte, y estoy muy feliz y agradecido de ser parte de ello, de haberlo vivido. Dicho esto, lo vivo desde el día a día y la normalidad”, aseguró

Asimismo, le contestó a sus detractores, quienes en algunas ocasiones lo acusaron de no disfrutar las victorias en polvo de ladrillo. “Nunca he cometido el error de no valorar lo que conseguí. Sí que es verdad que en algún momento la gente daba casi por hecho el ganar y eso es peligroso. Es cierto que hace tiempo que eso no ocurre, desde 2015, porque ahí ya desapareció esa sensación, pero yo siempre he valorado cada torneo que he ganado, aunque es evidente que algunos me han hecho más ilusión que otros”, sostuvo.

Rafa dejó entrever que intentará mantener su nivel durante los próximos años. “Yo nunca me he visto capaz de todo. Estoy feliz de haber conseguido algo que es muy especial, y claro que el camino que se ha hecho no es solo para dejarlo ahí, sino para continuarlo. Pero tengo que ajustar el calendario y algunas cosas con el equipo para tratar de estar bien en los torneos que quiero estar bien, y a partir de ese planteamiento intentaré darme opciones en Wimbledon. Después, ya veremos lo que ocurre”, manifestó.

Consultado acerca de su descanso previo a participar de Wimbledon, el número dos del ranking ATP respondió: “Mi vida sin el tenis es feliz, va mucho más allá. Es y ha sido una parte muy importante de mi vida, pero no es lo único ni lo principal. Hay muchas cosas que me hacen feliz. Pasar tiempo con las personas que quiero. A nivel de desconectar, no hay mucho espacio entre Roland Garros y Wimbledon. Es una pequeña desconexión. Pararé unos días, me recuperaré mental y físicamente, y luego tendré una preparación a conciencia para llegar bien a Wimbledon. Tengo que darme la oportunidad de llegar ahí bien preparado”.

Por otro lado, Nadal hizo hincapié en la importancia de haber sumado a Carlos Moyá a su cuerpo técnico. “Además de ser mi entrenador, es compañero de hace muchísimos años. No porque mi tío fuera mi entrenador dejaba de verlo como mi tío y no porque Carlos sea mi entrenador dejo de verlo como mi amigo. Ya no es una relación profesional, es más personal. Con todos los integrantes del equipo. Hacen de amigos cuando tienen que serlo y hacen de profesionales cuando me tienen que apretar. Los días que uno está más bajo me tienen que apretar y lo hacen”, aseveró.

El español mantuvo la misma línea y sumó: “Carlos, cuando entró, fue una buena ayuda. Estábamos entonces en un momento mucho mejor del que veníamos, es una realidad. En 2016 ya había recuperado mi nivel. Después me pasó lo de la mano aquí en París, pero estaba preparado para ganar, siendo sinceros. Si en 2015, que perdí con Djokovic en cuartos, no me sentía preparado, en 2016 sí. Carlos llegó en un momento que para mí fue aire fresco, introducimos una forma diferente de entrenar. Es una persona ordenada y me facilita lo que es el día a día, que a estas alturas es mucho. Aparte de ser un apasionado del tenis que conoce a los rivales”.