Universal Music y el escándalo de las grabaciones históricas que se quemaron

En tiempos de música digital y decenas de plataforma de difusión y registro, parece absurdo que una disquera esté siendo demandada por un puñado de artistas por el mal cuidado de unos másteres. Sin embargo, eso justamente es lo que tiene a Universal Music en el ojo del huracán, un conflicto que aún no se sabe cómo terminará.

Todo comenzó en 2008. En concreto, el 1 de junio de ese año. Un incendio devoró la zona de archivos de los estudios de Universal Music ubicados en Hollywood. En ese momento, según advirtieron los medios, la compañía solo reportó que se perdieron “un número pequeño de cintas y otros materiales de artistas desconocidos de los años 40 y 50”.

Una afirmación conveniente, pero que, tras una extensa investigación impulsada por The New York Times Magazine, no habría sido del todo cierta. Según informaron, el edificio donde se produjo el incendio era, realmente, el lugar donde se guardaban cientos de grabaciones. Tantas que involucran el trabajo de decenas de artistas de los años 40 hasta el presente.

Según la publicación norteamericana, serían al menos 118.230 bienes musicales destruidos. Es decir, una desgracia similar a la destrucción de un museo de historia. De manera confidencial, siempre con base en lo investigado por dicho medio, la compañía habría reconocido que fueron 500 mil las canciones que se perdieron.

Es por este motivo que lo definieron como “el mayor desastre de la historia de la industria de la música”. En un principio, con base en la información difundida inicialmente en 2008, no hubo tanto revuelo. Pero tras la investigación, decenas de artistas han alzado su voz ante un acto que entienden como un daño irreparable.

Entre los artistas que ya presentaron demandas o que son mencionados como afectados por la pérdida se encuentran: Soundgarden, Tupac Shakur, Jane Petty, Hole (grupo de Courtney Love), Steve Earle. También se habría perdido material de históricos como: Louis Armstrong, Duke Ellignton, Al Jolson, Bing CrosbyElla Fitzagerald y Judy Garland.

Por su parte, el Times informó que probablemente la mayor parte de las grabaciones de John Coltrane, para Impulse, también se perdieron. Si se tiene en cuenta que la creación musical también forma parte de la cultura de la humanidad, considerar esta pérdida como un “desastre” parece optimista