Vidal agitó la polarización con el kirchnerismo en la Provincia del «abandono»

‘Pusimos oficinas del Estado en las villas, sacamos a los punteros, y estamos ahí para decirles a los bonaerenses que ya no están más solos’, afirmó la mandataria.

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, aseguró que su gestión comenzó «una transformación profunda» en la Provincia y que si bien «todavía falta» para lograr los objetivos planteados «el cambio empezó».

«Juntos empezamos una transformación profunda para tener la Provincia que nos merecemos. Por primera vez en mucho tiempo empezamos a ocuparnos del futuro, de trabajar para que nuestros hijos y nietos tengan una vida mucho mejor, aun sabiendo que no iba a ser fácil y que 70 años de parches y atajos no se iban a resolver en un año, pero convencidos de que el esfuerzo que hacemos todos los días valía la pena», sostuvo Vidal.

En una nota publicada por un matutino porteño, la mandataria explicó que estableció «tres prioridades para dar respuestas concretas: hacer las obras para que los vecinos que se esfuerzan vivan en mejores condiciones, desarrollar políticas de inclusión para acompañar a los que más lo necesitan y pelear contras las mafias y la corrupción».

«Así, en la Provincia donde se prometían obras que nunca se empezaban, se inauguraban rutas que después se rompían y no se hacían las obras para dejar de inundarnos, hoy tenemos 1.800 obras terminadas que se traducen en mejoras en el día a día de los vecinos y puestos de trabajo de calidad», señaló.
Sostuvo además: «En 3 años rehabilitamos más kilómetros que en 8 años de la gestión pasada. Son caminos rurales para que los productores puedan transportar sus mercaderías tranquilos y rutas que se esperan hace años, como la 51 y la 88. Además terminamos 300 obras hidráulicas y estamos trabajando en las 5 cuencas más importantes». «Muchas no se van a terminar en este mandato pero después de años de haberlas esperado hoy están empezadas», subrayó.

Para Vidal, «en la Provincia del abandono, donde se negaba la pobreza y se decidía mirar para otro lado, empezamos a llevar los servicios estatales a los barrios más vulnerables para estar cerca de quienes más lo necesitan». «Pusimos oficinas del Estado en las villas, sacamos a los punteros, y estamos ahí para decirles a los bonaerenses que ya no están más solos», afirmó.

También sostuvo que su gestión empezó «a dar peleas profundas para llevar más seguridad a los vecinos». «Derribamos búnkers, decomisamos cifras históricas de drogas y separamos a los policías que hacían las cosas mal. Además acompañamos a los que tienen vocación de servicio, los equipamos y los reentrenamos para que puedan dar respuestas. Con todas estas medidas en el último año logramos bajar un 22% los homicidios y 42% los secuestros», indicó.

En el mismo sentido, explicó: «Sabemos que para tener la Provincia que queremos todavía falta, pero cada una de estas cosas que estamos haciendo nos muestran que el cambio empezó y que lo estamos haciendo juntos».

«No es una gobernadora, un ministro o un intendente. Somos todos, los trabajadores de las obras que no descansan hasta verla terminada, los que se levantan temprano y hacen un esfuerzo para darle lo mejor a sus familias y las organizaciones sociales que están cerca y ayudan a otros a salir adelante», indicó.

Video insertado